Universo Eirín, “La inspiración la cojo de cualquier sitio”

Entrevista: Maasai Magazine // Fotos: Miguel Jiménez

La calle Pedro Niño alberga un secreto, en ella hay todo un universo. Es una calle pequeña, sinuosa, estrecha, de esas miles que hay en Sevilla y que pasan desapercibidas. De repente, en uno de esos recovecos, nos encontramos con una puerta roja y un cartel que anuncia que allí dentro hay un estudio de […]

Universo Eirín

La calle Pedro Niño alberga un secreto, en ella hay todo un universo. Es una calle pequeña, sinuosa, estrecha, de esas miles que hay en Sevilla y que pasan desapercibidas. De repente, en uno de esos recovecos, nos encontramos con una puerta roja y un cartel que anuncia que allí dentro hay un estudio de diseño e interiorismo. Pero tras esa puerta roja se esconde algo más, dentro hay todo un universo, el universo de Mercedes Eirín. Un primer vistazo hace que se te llene la vista de color, de objetos únicos y particulares, es un lugar diferente, hay gente trabajando, mucha luz, música, se respira buen ambiente, se trata de un espacio agradable, un buen universo para conocer, el Universo Eirín.

Tus inicios, ¿cómo pasas de la pintura al diseño de interiores?

A mi lo que me gustaba era la pintura y he trabajado mucho pintando cristos, vírgenes, madonnas y retratos de personas. Todo un poco heredado de mi padre, es lo que veía en casa. Mi padre era retratista y trabajaba para el norte de Europa. Eso sí, él no quería que yo fuese artista, me costó la misma vida, lo pasé fatal, de hecho empecé estudiando bachiller por la rama de empresariales.

Como te decía, trabajaba mucho para la Iglesia y un día decidí dejar de trabajar para ese mundo. Esa ruptura me llevó al tema del interiorismo, siempre fue algo que me había apasionado. Entré en ese mundo porque encontré un sector más estable. Primero monté un negocio de mobiliario de cocina y luego otro de mobiliario en general, con esto pude encontrar una rentabilidad de una manera más rápida, aunque no terminaba de dar rienda suelta a mi creatividad, no tanto como a mi me hubiera gustado. De hecho siempre me rondaba la idea en la cabeza de hacer algo como lo que tengo ahora, como Universo Eirín, pero por unos motivos u otros no me lanzaba, quizá no tenía madura la idea.

No me arrepiento de haber “dejado” la pintura. De hecho sigo pintando pero ahora se ha convertido en un hobby, pinto cuando estoy en mi estudio en Italia pero por puro placer.

Universo Eirín

Tortona Design Week de Milán 2012. Llega el punto de inflexión.

Tenía acumulados muchos diseños a nivel de mobiliario que no había podido ejecutar. Me presenté junto con mi compañero el arquitecto Antonio Pérez Romero. Nos escogieron para exponer allí y allí que nos fuimos. Todo fue un poco casual porque no íbamos preparados para lo que nos íbamos a encontrar. El transporte de las piezas para allá, no sabías a quien iba a gustar… y de repente, estás allí y te piden tres diseños para dentro de dos semanas o el Museo de Arte Contemporáneo de la Toscana te pide exponer; tenían una exposición de Lucio Fontana y querían exponer obras mías también, en principio dije que sí pero luego no pude ir. Fue una sorpresa en todos los sentidos.

Fuimos un poco por probar y para vivir la experiencia y de repente marcas muy potentes como Taschen o Lancia se interesaron por nuestro trabajo. Fue algo que nos desbordó y, como te decía antes, no estábamos preparados. No tenía dinero para quedarme más tiempo allí, escuché a todo el mundo pero era un volumen de trabajo que no podíamos abordar. Eso significó un antes y un después para mi, a partir de ahí me decidí a montar lo que tengo ahora.

Tras la feria vuelves a Sevilla y montas Universo Eirín

Pasó una cosa muy importante para mi, llevaba 15 años intentando vender lo que hacía aquí con poco éxito y de repente allí, aparecen todas esas oportunidades, tu mundo se abre y lo vi claro. Era el momento de montar aquello que siempre había tenido en la cabeza.

Desde que llegué me di cuenta de que con todo no podía así que decidí cerrar esos pequeños negocios y abrir uno grande que englobara el taller, el estudio y, sobre todo, enfocado al camino que quiero tomar, que es el más inestable de todos, pero con el que estoy muy feliz.

Universo Eirín se trata de un estudio de arquitectura de interiores, diseño no industrial de mobiliario y objetos de serie limitada. La inauguración fue a finales de 2013, en diciembre. Me di cuenta también de que necesitaba un equipo, que yo no podía con todo y que me tenía que rodear de gente.

Universo Eirín es otra historia para mi, yo antes tenía una empresa y eso, y la forma de llevarlo, está ya totalmente caducado, ahora tengo un equipo. Es otro concepto, es más familiar, vamos todos a una.

Universo Eirín

Universo Eirín

Universo Eirín lleva tu apellido pero no se trata de un proyecto individual, sois un equipo y además colaboráis con otros profesionales.

Sí somos siete y aunque lleve mi apellido se trata de un universo. Aunque yo sea la directora artística necesito trabajar con más gente, cada uno hace su parte aunque, de momento, la creatividad sea la mía. Es la primera vez en mi vida que trabajo así, como os decía antes es una familia. Hemos conseguido montar un equipo que se complementa muy bien.

Has comentado antes que tenías un estudio en Italia, ¿estás a caballo entre Sevilla e Italia?

Mi marido es italiano, del norte, así que vamos y venimos, tenemos un huequito allí, una nave que utilizo como estudio pero desde que tenemos a la niña es más difícil. Antes sí que íbamos cinco o seis veces al año pero ahora menos.

Cuales son tus referentes a la hora de crear, tus trabajos tienen un toque transgresor, ¿te gusta arriesgar?

La inspiración la cojo de cualquier sitio. No es que me guste arriesgar, es lo que me sale y eso no se debe parar. Hay que dejar nacer, que florezcan las cosas sean lo que sean. Yo estoy pensando en un mueble y me estoy comiendo una naranja, pues si de repente se me enciende la bombilla y le veo relación, me lanzo. Luego llega la fase de investigación y de intentar desarrollar esa idea claro está. Por ponerte un ejemplo, una pieza que llevé al MULAFEST de Madrid, era una especie de huevo y salió porque se me cayó un huevo al suelo.  Fui dándole forma al concepto y acabé inspirándome en los huevos que se les regalaba a los zares en Rusia. Antes me contenía pero ya no, ahora me niego a contenerme, el arte o como quieras llamarlo debe ser lo más natural posible, debe salir de ti y no ponerle trabas a eso que quiere salir.

Cuando trabajo los espacios se trata de un proceso algo diferente, en este caso me inspiro en el propio espacio, por ejemplo, ahora que estamos trabajando en un hotel en Aracena lo que me inspiró fue el aire, la naturaleza, y desde esa base me nació todo: desde la imagen corporativa o la web hasta lo que se va a hacer en el hotel, la proyección del mobiliario, la distribución del espacio, etc.

Universo Eirín

El color es fundamental en tu trabajo

Sí. Mi vida tiene color. El gris es la base de todo pero no quiero ni puedo vivir con grises. El gris es el día a día, lo que nos rodea, la rutina y dar color es importantísimo para mi.

¿Con qué disfrutas más en tu trabajo?

A mi lo que me entusiasma es el proceso creativo, me da igual que sea un mueble, una escultura o un espacio. Lo que disfruto es creando algo de la nada.

En algunos sitios hemos leído que definían a Universo Eirín como “no-galería”, ¿es porque se trata de una galería diferente o directamente es que no es una galería?

No somos una galería, somos un estudio. Hay confusión con eso, mucha gente cree que somos una galería e incluso nos piden que la seamos porque creen que tenemos un espacio ideal para ello. Lo que sí me apetece es hacer algo en ese sentido, pero algo puntual. Ahora mismo estamos dando vueltas a una idea, o a un plan para ayudar a la cultura. El espacio es muy grande y la gente está encantada con él, y siento que es mi deber hacer algo aquí. La idea es hacer tres eventos potentes al año, muy fuertes y de una manera diferente. No quiero exponer como una galería, queremos intervenir, queremos vivir y sangrar con lo que vayamos a hacer.

También tengo muy claro que no quiero exponer por exponer, siento que hay como una masificación artística, parece que cualquiera es artista sin que haya una madurez detrás. Se exponen ciertas cosas que no merecen la pena y lo que hacen es intoxicar al resto y conseguir que ya no sepamos qué merece la pena o no, parece como si todo fuera arte contemporáneo, la cultura del todo vale. Todo este ruido y esta masificación hace que nos perdamos a los verdaderos genios.

Universo Eirín

Teniendo el estudio en Sevilla, ¿cuál es vuestra proyección?

En cuanto a diseño de espacios nuestros clientes son nacionales, principalmente de Andalucía pero nuestra intención, sobre todo con el diseño de mobiliario, es tener una proyección internacional. Por desgracia aquí no hay el mismo interés por este tipo de piezas únicas que hacemos nosotros.

Tengo la idea de hacer una serie de mini-eventos muy exclusivos con señoras de aquí, de estas mujeres de la Sevilla-de-toda-la-vida que tengan un interés cero por el arte contemporáneo. La idea es enseñarles piezas más cercanas a lo vanguardista, de formato pequeño, no lo que estamos acostumbrados a hacer,  para que vayan conociendo este tipo de obras, que tengan contacto poco a poco con la vanguardia, vayan comprando, introducir en sus casas esto y demostrarles que no todo es barroco y dorado. A ver qué conseguimos.

Universo Eirín

¿Proyectos de futuro?

Esperamos inaugurar el Hotel de Aracena en Noviembre, y estamos decidiendo a qué feria vamos a ir. La próxima Exposición Universal será en Milán en 2015 y allí queremos estar, tenemos que encontrar la manera pero nuestra intención es estar presentes allí. Nos hemos presentado a varios sitios y a ver si nos cogen. Lo bueno de trabajar con un equipo es que podemos abarcar más. También estamos con una imagen corporativa muy interesante. Y como te decía antes, planificar esos tres eventos al año que queremos hacer.

Podéis encontrar más sobre Universo Eirín en los siguientes enlaces:

www.universoeirin.com

Universo Eirín Tumblr

Facebook

Twitter

Por Maasåi Magazine // Fotos: Miguel Jiménez

Comentarios

comentarios

Tags: ,

No comments yet.

Leave a Reply

171030_200848_QuitinVargas_MaasaiMagazine_MiguelJimenez

El viaje de regreso de Quentin Gas y los Zíngaros

La palabra regresar significa volver al punto de partida, también significa restituir una cosa a su dueño. Hay quien afirma […]

170416_0762_AlejandroMasferrer_MaasaiMagazine_MiguelJimenez

Alejandro Masferrer, “Hace falta gente que entienda lo global”

Hombre orquesta, hombre del Renacimiento, culo inquieto, creativo, diseñador, fundador de la primera peña sevillista de Londres, organizador de fiestas […]

170403_8694_PabloMerchante_MaasaiMagazine_MiguelJimenez

Pablo Merchante, “Desprovisto de todo, empecé a pintar”

No fue la primera, pero sí pulsó mi alerta. Sé que no he vuelto a verla, y posiblemente la imagen […]

170213_4507_MariaPerezHeredia_MaasaiMagazine_MiguelJimenez

María Pérez Heredia: “Leer el Ulises y ver Las Kardashian no son excluyentes”

Tiene 22 años y dos novelas publicadas en las que, como ella misma advierte, no puede disimular su amor por […]

170331_8561_JoseOrtuno_bn_MaasaiMagazine

José Ortuño. Cineasta y polímata.

La polimatía (del griego πολυμαθία, el aprender mucho −de μανθάνω, aprender y πολύ mucho−) es la sabiduría que abarca conocimientos sobre campos diversos de la ciencia y/o las artes. José Ortuño en […]

170213_4613_FernandoAlda_MaasaiMagazine_MiguelJimenez

Fernando Alda. Diferente se nace

A una hora tan torera como las 5 de la tarde, llegamos al estudio de Fernando Alda, situado en una […]