Ultimo Mono

Triana. En este sevillano barrio, con ínfulas de territorio independiente, podemos encontrar a Último Mono. Según el pensamiento cristiano, la virtud es el acto de obrar bien. Los componentes de Último Mono no se si son muy cristianos, pero obrar, obran muy bien, sobre todo en lo que a Serigrafía se refiere. Último Mono surge en 2012 como taller de serigrafía creado por dos jóvenes artistas sevillanos, antiguos estudiantes de la Facultad de Bellas Artes, con una producción que se divide entre la obra gráfica, la serigrafía textil y otros inventos, “enfrascándose” con facilidad en historias propias y ajenas, como ellos dicen. Os invito a que conozcáis un poco más a estos dos profesionales que trabajan en lo que les gusta con pasión y con una integridad y compromiso dignos de admirar.

¿Cuándo nace Último Mono?

Este proyecto ha ido surgiendo de una manera muy espontánea. No planificamos nada, solo sabíamos que teníamos pasión por la serigrafía y que disfrutábamos (y disfrutamos) mucho trabajándola; una cosa llevó a la otra y cuando nos dimos cuenta teníamos un taller montado y funcionando. Al principio nuestra intención era tener el taller para trabajar nuestra propia obra, pero poco a poco fueron surgiendo las colaboraciones y los encargos.

Estudiamos Bellas Artes en Sevilla y además coincidimos en una beca en la Facultad de Évora (Portugal). Allí los talleres estaban abiertos hasta muy tarde, había días que nos tenían que echar a las cinco de la mañana. Ya habíamos tenido contacto con la serigrafía pero fue allí donde comenzamos a fantasear con la idea de tener nuestro propio taller donde poder seguir trabajando con la misma libertad. Además un profesor de allí nos contó su experiencia de haberse construido una mesa para estampar en plano, así que dijimos que cuando volviésemos a Sevilla nos construiríamos una. Y así lo hicimos.

Poco más tarde llegó a nuestras manos un pulpo para estampar camisetas y empezamos a aprender la serigrafía textil sobre la marcha, nunca antes la habíamos trabajado. Estamos hablando de 2012, aunque ya llevábamos en este taller desde hace 5 años, haciendo trabajos de escultura, grabado…

Hubo un hecho que también nos animó a dedicarnos a esto de la serigrafía de manera profesional. Nos gusta mucho el trabajo de José Luis Ágreda y un día le echamos cara y le escribimos para ofrecerle que podíamos hacer una edición de alguna ilustración suya si le hacía falta, no lo conocíamos personalmente. Para nuestra sorpresa, nos dijo que le gustaba la idea y acabamos trabajando con él. Fue una motivación absoluta y podríamos decir que en ese momento nació Último Mono.

Independientemente de estos hechos, el proyecto del taller nos surge en respuesta al panorama de empleos o salidas precarias que hay en el tema del arte y el diseño en este momento y en esta ciudad. Acabamos la Universidad y enseguida, viendo las opciones de trabajos “de mierda” que había, y que ya habíamos sufrido en nuestras carnes, decidimos montar esto. Era una cuestión de supervivencia.

Ultimo Mono

Estudiasteis Bellas Artes, hacíais escultura y grabados, ¿cómo acabáis estampando camisetas?

La idea de hacer camisetas nos llamaba la atención desde hacía tiempo. Cuando tuvimos ocasión, nos pusimos manos a la obra a estampar textil porque veíamos en las camisetas un soporte para la ilustración y el diseño que nos interesaba por ser una manera más fácil de acercarlos a la gente, como complemento de nuestro trabajo en obra gráfica. Las camisetas se convierten en una especie de ilustraciones andantes.  Por otra parte, desde el punto de vista comercial, es más fácil vender una camiseta que una estampa, la gente no tiene esa cultura de coleccionar arte, pero sí colecciona camisetas.

Antes nos contabais que en Portugal se os ocurrió la idea de construiros una mesa de estampación en plano, eso no es cualquier cosa.

La máquina la construimos copiando la que había en la facultad, aprovechando que teníamos conocimientos de soldadura y las herramientas que hacían falta. Una máquina de este tipo viene a costar en torno a los 2000€, a nosotros nos ha costado construírnosla 150€. Con esta máquina y el pulpo comenzamos a trabajar. Íbamos invirtiendo el dinero que entraba en ir comprando cosas que necesitábamos para ir armando el taller, como la impresora para hacer fotolitos, la cizalla, la plancha térmica…

Aquí trabajamos los dos al 50%, nos dividimos en manos sucias y manos limpias, lo echamos a pares o nones y uno se mancha y el otro no (risas). Pero aquí en el taller no estamos solos, lo compartimos con otros artistas y diseñadores, una cosa que siempre viene bien para fortalecer lazos, aprender de los demás y darle vida al espacio. Se crea muy buen ambiente de trabajo y pensamos que es muy positivo.

¿Existen en Sevilla talleres o espacios como el vuestro?

Que sepamos, existen bastantes talleres de serigrafía textil, no tantos de obra gráfica (por cierto son muy buenos). Aunque creemos que lo nuestro es diferente porque sacamos ediciones propias en textil y papel al margen de los encargos, trabajamos de manera cooperativa con los artistas, nos sentimos más cercanos a la ilustración y al tema editorial que al arte con mayúsculas o a la impresión publicitaria; tratamos de agitar la escena con esto.

Ultimo Mono

¿Cómo desarrolláis vuestro trabajo?

Trabajamos en dos líneas. Por una parte los encargos, nos dedicamos a la producción en serigrafía de tiradas para clientes diversos. Por otra, las colaboraciones con artistas o ilustradores que nos gustan y se prestan a trabajar con nosotros. Esta es la parte que más nos motiva y nos preocupamos de que el reparto de los beneficios sea a partes iguales. De un tiempo a esta parte resolvemos esto usando el dinero lo menos posible, compartiendo el total de las copias con el autor al 50%.

Empezamos colaborando con amigos y poco a poco han ido surgiendo otros artistas en el camino con los que también hemos trabajado. Nos gusta movernos en un entorno cercano, nos interesa gente humilde, vamos a por el trabajo más que por el nombre. También trabajamos con ilustraciones y diseños propios.

Intentamos reflejar nuestra forma de pensar en nuestro trabajo, poner nuestro granito de arena en otra escena diferente, difundir, colaborar y hacernos crecer entre todos. Estamos muy influenciados por la filosofía del “hazlo tú mismo”, la máquina es un ejemplo de eso. Aquí no esperamos ni ayudas, ni subvenciones, ni nada de eso, y si no hay trabajo intentamos crearlo nosotros mismos.

A finales de 2013 realizasteis un calendario en el que colaborasteis con varios artistas, ¿cómo fue este proyecto? ¿Ha sido complejo trabajar con tanta gente diferente?

Nos apetecía mucho hacer un trabajo colectivo y en papel, y vimos que el calendario era una buena excusa. Queríamos conseguir una buena carpeta de estampas, un buen trabajo de estampación, que además sirviera para difundir la obra de los artistas que participaban.

Lo bueno fue que nuestros amigos de Espacio California nos propusieron presentarlo en su sala. Al final se nos fue de las manos y acabamos montando una exposición colectiva con los artistas que participaron en el calendario. Estamos muy contentos del resultado y de la buena acogida que tuvo.

En cuanto a la complejidad, la mayoría de artistas había colaborado con nosotros y todos eran colegas, así que no ha sido difícil tratar con los diez; sí hemos tenido más dificultad con la adaptación de alguno de ellos a la serigrafía, porque es un medio que no todos han trabajado. Los plazos fueron un poco aparatosos al trabajar con tanta gente y tener una fecha límite de entrega, ahí tuvimos que luchar un poco pero sin problemas.

Ultimo Mono

¿Habéis quedado contentos? ¿Queréis hacer más tipos de trabajos colectivos?

La verdad es que sí, hemos quedado muy contentos con el calendario y repetiríamos, quizá cambiando un poco el formato. Y también tenemos en mente realizar un fanzine colectivo, editar algunos libros que han quedado olvidados o descatalogados porque estamos convencidos que es bueno resucitarlos. Publicar pero siempre con la serigrafía muy presente, bien con estampas en el interior de los libros o en las portadas, no podremos evitarlo. Nuestra intención es acercarnos al mundo editorial mediante la autoedición.

¿Con las camisetas habéis hecho algún tipo de proyecto?

Hemos hecho La Colección de Último Mono con ilustraciones nuestras y con diseñadores e ilustradores que nos gustan. Le llamamos colección pero no se trata de colecciones en plan moda primavera-verano ni nada así, las vamos sacando como van surgiendo.

Con nuestras camisetas lo que buscamos es que sean originales, aprovechamos que hacemos tiradas cortas para hacer ejemplares numerados y buscamos que haya diversidad de estilos para no aburrirnos ni aburrir al personal.

Ultimo Mono

Volviendo al trabajo colectivo y las colaboraciones, ¿con quién habéis colaborado?

Hemos trabajado en colaboración, entre otros, con Nacho Caso, Ildefonso Cecilia, Lolo, Srger, Murdo Ortiz, Mäik, Emilio Subirá, Cristina Bendala, Elvira Fernández, Bruyer, Laura López Balza, Julio Galindo, Nuria Mora… y esperamos que sean muchos más.

¿Habéis trabajado fuera de Sevilla?

Hemos intentado mover nuestro trabajo fuera de Sevilla, en mercados y algunas tiendas. También hemos trabajado en colaboración con algunos artistas de fuera. Pero, por lo general, nos interesa funcionar de manera local. Creemos que aquí hay mucho potencial y no hace falta irse fuera a buscarlo. Alguna vez nos han hecho encargos desde otras ciudades y les hemos respondido que podemos hacerlo pero que seguramente en su ciudad existan buenos talleres de serigrafía; vemos más razonable que apoyen a los suyos igual que nosotros nos vemos apoyados por los nuestros.

¿Se puede vivir de la serigrafía?

Pues sí, hasta el momento se puede vivir, aunque de forma precaria. Hay meses que incluso no se cobra (risas). De momento es sostenible y mínimamente rentable, eso sí, nos lo pasamos muy bien. No lo cambiábamos por otra cosa, al fin y al cabo, venimos a trabajar pero hacemos lo que nos da la gana, no tenemos jefe, los horarios los marcamos nosotros y sabemos que todas las horas que pasemos aquí las estamos invirtiendo en nuestro proyecto así que no pesan.

¿Cómo vais sacando adelante vuestro trabajo?

La distribución es un tema importante, no podemos liarnos a producir y no tener luego mecanismos para darle salida a los trabajos. En Sevilla tenemos la suerte de trabajar con las tiendas que más nos gustan, por el material que venden y por cómo funcionan, como Un Gato en Bicicleta, Hojalata, La Fuga… También tenemos tienda on-line www.ultimomono.com y de vez en cuando vamos a mercados.

Ultimo Mono

¿Qué tipo de influencias tenéis, a quién seguís, cuales son vuestros referentes…?

Tenemos varias, por ejemplo, un taller griego que se llama Tind, un padre y un hijo que hacen unas virguerías en serigrafía… De vez en cuando nos escribimos y nos mandamos trabajos, siguen una línea muy experimental que nos gusta mucho. También nos vemos influenciados, por la obra y la forma de trabajar, con los artistas de Christian M. Walter, la editorial independiente Le Dernier Cri o los ingleses Nobrow… Intentamos estar al día y seguir lo que se está haciendo.

¿Algún trabajo del que estéis especialmente orgullosos?

El calendario ha sido quizá el trabajo más potente y más gratificante por aquello de haber trabajado con tanta gente, haber conseguido montar la exposición… Ha sido un trabajo muy guapo.

Por Maasåi Magazine // Fotos: Miguel Jimenez

Tags:

3 Responses to “Último Mono, «Hazlo tú mismo»” Subscribe

  1. Fatal error: Uncaught Error: Call to undefined function ereg() in /usr/home/migueljimenez.com/web/maasaimagazine/wp-content/themes/editorial/includes/theme-comments.php:102 Stack trace: #0 /usr/home/migueljimenez.com/web/maasaimagazine/wp-content/themes/editorial/includes/theme-comments.php(17): the_commenter_link() #1 /usr/home/migueljimenez.com/web/maasaimagazine/wp-includes/class-walker-comment.php(179): custom_comment(Object(WP_Comment), Array, 1) #2 /usr/home/migueljimenez.com/web/maasaimagazine/wp-includes/class-wp-walker.php(144): Walker_Comment->start_el('', Object(WP_Comment), 1, Array) #3 /usr/home/migueljimenez.com/web/maasaimagazine/wp-includes/class-walker-comment.php(139): Walker->display_element(Object(WP_Comment), Array, '3', 0, Array, '') #4 /usr/home/migueljimenez.com/web/maasaimagazine/wp-includes/class-wp-walker.php(387): Walker_Comment->display_element(Object(WP_Comment), Array, '3', 0, Array, '') #5 /usr/home/migueljimenez.com/web/maasaimagazine/wp-includes/comment-template.php(2225): Walker->paged_w in /usr/home/migueljimenez.com/web/maasaimagazine/wp-content/themes/editorial/includes/theme-comments.php on line 102