LAB is love

//

art_LAB_01

Alejandro Rojas y Abel Martín en LAB

Estuvimos en la calle Peral, junto a la Alameda de Hércules con la gente de LAB, un centro de cultura, conocimiento y encuentro de emprendedores. Nos recibieron Alejandro Rojas (diseñador gráfico, ilustrador y fundador de LAB) y Abel Martín (diseñador gráfico y músico), dos de los muchos integrantes de este singular espacio donde se reparte, entre otras muchas cosas, diseño, cultura, entusiasmo, emprendimiento y amor, sobre todo amor.

Alejandro Rojas es el padre de este proyecto. Alejandro es diseñador gráfico e ilustrador, trabajó siempre en Sevilla para diferentes estudios y agencias hasta que montó su propio estudio de diseño, 37grados, junto a Al García. Además compagina su trabajo como diseñador dando clases en CEADE.

Abel Martín nace en el 87 en el Aljarafe sevillano; con la mayoría de edad se traslada a Barcelona a diplomarse en Estudios Superiores de Diseño. A su vuelta a Sevilla coincide con la siembra de LAB, lugar que encuentra idóneo para instalar en él su centro de operaciones y desarrollo de sus encargos de branding, editorial y web, junto con la imprenta tradicional Les Chevalets.

¿Cuándo y cómo surge la idea de crear un espacio como LAB?

Alejandro Rojas: Yo tenía este espacio de mis padres y siempre me rondaba la idea en la cabeza de hacer alguna actividad aquí, aprovechar este espacio para realizar algo relacionado con la cultura en Sevilla. Mientras tanto, lo usé como taller personal de pintura durante un tiempo, y posteriormente fue alquilado a una empresa. Al marcharse el inquilino retomé la idea. Mi amiga, la arquitecta Lucía Manresa, me comenta que en Londres y en Berlín se estaban utilizando este tipo de lugares o de espacios para compartir trabajo e iniciativas culturales o sociales. Iniciativas que no sólo se quedaban en la parte empresarial del proyecto sacando un rendimiento comercial, sino que se creaban lazos entre los miembros y se generaban proyectos para intervenir en la sociedad. Empecé a moverme y vi que en Madrid y en Barcelona ya existían espacios similares, en concreto el Studio Banana de Madrid. Estamos en 2010, y junto a Lucía Manresa y su estudio de arquitectura Lamazeta, reformamos el espacio y comenzamos a dar cuerpo a lo que actualmente es LAB.

¿Pero no fue así de sencillo verdad?

A.R: Pues no. Hablábamos de 2010, me metí en las obras pero me pilló la crisis de lleno y tuve que pararlas. No fue hasta 2012, cuando me conseguí recuperar un poco, salir a flote y terminar lo que habíamos empezado.

Esta es una iniciativa privada pero sin interés privado, me explico, se gestiona de una manera privada pero tiene un carácter participativo y horizontal con la gente que trabaja en el mismo espacio. Hay gente que se plantea el coworking como un vehículo de negocio, nosotros le vemos un espíritu más colectivo y participativo.

Alejandro Rojas

¿Entonces en 2012 arranca LAB tal y como lo conocemos ahora?

A.R: Bueno, arranca en 2012 pero no tal y como funcionamos ahora.  Durante las obras y el tiempo que estuvo parado, se organizaron varios eventos fuera del espacio. Uno de ellos fue “Colectivo” organizado junto a los diseñadores Diego Gallego y Fernando de la Vega, y otro fue un encuentro para ilustradores, “Garabbattage”.

Ya en Noviembre de 2012 montamos la primera SEVILLA DESIGN WALK, que se trataba de una serie de charlas y talleres sobre diseño y cultura visual. Ese evento fue un poco el arranque de LAB, se convirtió en un punto de encuentro y unión de una serie de profesionales en la ciudad. No sería hasta mayo de 2013 cuando ponemos en marcha el coworking, que es cuando se une Abel Martín, por ejemplo.

Ahora mismo LAB lo integran gente dedicada al diseño gráfico, editorial, web, industrial y una agencia de comunicación. Además LAB es la sede de la asociación tipográfica “Les Chevalets y la asociación de ilustradores “Garabbattage”En resumen, ahora mismo en LAB hacemos charlas, talleres y contamos con un espacio de coworking.

¿Podemos hablar de un boom del diseño y la cultura visual en Sevilla en los últimos años?

A.R: Lo hay, empieza a haber cultura del diseño en Sevilla. Antes eran cuatro gatos los que estudiaban esto y además se iban luego fuera, y no volvían.  Poca gente regresaba, a lo que hay que sumar que el negocio estaba copado por unos pocos y era muy complicado entrar en él. Yo tuve la suerte de entrar en un estudio, “El Golpe”, que empezó bajo mínimos pero gracias a su trayectoria se convirtió en un referente, eso hizo que no me fuese de Sevilla.

Cuando yo empecé no había nada, estaba la AAD (Asociación Andaluza de Diseñadores) pero era muy hermética, ahora sí hay una vocación de apertura por parte de ellos. Ahora mismo el nivel del diseño en Sevilla es muy, muy bueno, es brutal.  Yo no creo que haya que envidiarle nada a Madrid o Barcelona, existe cierta mitificación a lo que se hace en esas ciudades pero aquí, ahora, el nivel es muy alto. Hay mucha gente que se va fuera a formarse y vuelve, y eso antes no pasaba.

Abel Martín: Durante mis años fuera no escuchaba jaleo de aquí abajo; o se hacía poco o a mí no me llegaba la información. Meses antes de volver a Sevilla me perturbaba la incertidumbre sobre lo que me encontraría, pero me motivaban las ganas de poder aportar algo. Fue cuando volví cuando empecé a ver el movimiento: primero con los encuentros de Colectivo en el ICAS (más tarde Piñata), después con el Sevilla Typo, el taller de Pati Nuñez, el SDW, Ole mi tipo, etc. Muchos diseñadores coincidimos en varias actividades y es bonito reencontrarse. Percibo una especie de comunidad y una vez que el tejido está formado creo que sólo falta que todos agitemos a compañeros, clientes, público e instituciones para ampliar la cultura visual y poner en nuestra tierra el diseño y los diseñadores donde se merecen.

Abel Martín LAB Sevilla

¿Cuál creéis que fue el germen de todo esto?

A.R: El germen creo que fue La Feria del Diseño organizada por Cortijo y Asociados, aunque para mi entender, seguía teniendo un carácter sesgado de lo que podía hacerse ya que se dio demasiada cancha a la AAD y no a otros profesionales que trabajan fuera de ella. También pusieron su “semillita” Fernando Fuentes, Alejandro Masferrer y Sergi Pérez creando el colectivo “Cabezas Torcidas”; empezaron desde la base, de hecho había gente que aún estaba estudiando pero se pusieron a desarrollar actividades relacionadas con el diseño. Por ejemplo, hubo una actividad que tuvo mucha repercusión y que organizaron junto con el estudio de diseño EL Golpe, que fue La Noche sin Serifa.

Todo esto está pasando entre 2009 y 2010, en realidad hace nada. También por esas fechas Fátima González, co-propietaria de la agencia de branding Look&Doit, crea el colectivo tipográfico Yo digo pío y montan un evento tipográfico gratuito.

Por otro lado estaba la Escuela de Arte de Nervión que organizaba El Exprimidor, que eran charlas sobre cultura visual, los chicos de Baaang (Granada Barreros y Javier Pérez) y el estudio Kitiplá que organizó el evento Sevilla Typo.

Por último organizamos Colectivo y la primera Sevilla Design Walk que fue un éxito.

A. M: De hecho yo llegué de Barcelona y no sabía ni lo que estaba pasando aquí en la ciudad y ese evento fue lo que me hizo ver que había movimiento. Que en Sevilla la gente se estaba poniendo las pilas y empezaban a pasar cosas. Yo ya tenía pensado instalarme en LAB cuando estuviera habilitada la zona de trabajo, mientras ese momento llegaba tuvo lugar el SDW, donde Roberto y Juanjo de la Familia Plómez dieron una charla explicando qué hacen y cómo montaron su asociación, fue muy divertida e inspiradora y salimos todos emocionados, con esta emoción y los ojos lagrimosos le propuse a Alejandro comprarnos una Adana (una imprentilla casera) y sin darnos cuenta y con los movimientos de Marta y Fátima, este deseo se convirtió en un taller con dos minervas, un chivalete y un tórculo.

LAB Sevilla

¿Creéis que empieza a notarse cierta repercusión en la sociedad? ¿Este boom del que hablábamos va teniendo sus frutos?

A.M: Aún es pronto. Creo que se ha cubierto la red, se está cubriendo superficialmente pero todavía no ha impregnado, no se ha empapado aún. Es evidente que se trata de un proceso largo, que no es de un día para otro y que esperemos que se consiga con los años, con el hábito.

A.R: Hace falta acercar el diseño a la sociedad civil, y no solo a la empresa. Hay que dar valor al Diseño. No se hace nada en las bases, en primaria o en secundaria, creo que es necesario realizar actividades de divulgación a esas edades de lo que es el Diseño. Me he encontrado con ingenieros que me han preguntado ¿el diseño para qué vale? Hay un problema de ignorancia.

Volviendo a LAB, en las redes sociales os caracterizáis por el uso del humor y lo que una vez definisteis como el “Community Picantón”.

A.M: Bueno eso es él (Alejandro) el que lo pone… Creo que se trata de un fiel reflejo de lo que es o de lo que trata de ser LAB, espontaneidad y buen rollo pero sin olvidar el trabajo bien hecho, claro.

A.R: Claro, por qué no voy a poder hablar de una polla o de una teta. Hay que tomarse la vida un poco con humor, trabajando bien pero con humor. Creemos que el humor fortalece la comunidad. El humor no tiene nada que ver con una menor profesionalidad, al revés, a mi me da mucha rabia que la gente piense que para dar una imagen seria, no se pueda hablar de ciertos temas, que en definitiva nos gustan a todos.

Además de esta manera también conseguimos acercarnos a un público que no tiene nada que ver con el Diseño y otra ventaja es, que al usar de esta manera las redes sociales, podemos hablar de lo que queramos, tenemos una parte “oficial” y luego está la otra donde podemos soltar paridas surrealistas, hablar sobre tópicos, podemos dar caña a cosas (siempre sin ser sangrantes) o reivindicar lo de aquí. Una de las cosas que me gustan de LAB es que se reivindique lo andaluz, no desde los tópicos pero si desde lo nuestro. A mi me gusta mi tierra, lo que no me gusta es la mamarrachada y el movimiento rancio y reaccionario que hay.

LAB Sevilla

LAB is love

A.M: Jajajaja! Pues LAB is love porque todo lo que se hace aquí se hace por pasión y con amor. Es una comunidad donde no hay lugar para la arrogancia y donde además cualquier propuesta es bienvenida. Y, bueno, también por el servicio de citas anónimas que ofrece, pero eso es otro asunto…

A.R: Exacto. Eso intentamos desde aquí, crear lazos de amor entre la gente, provocar el roce… (risas). Es una metáfora, pero es que aquí la gente liga. Crear lazos de amistad y profesionales, networking, difusión e intercambio de conocimiento, crear redes. Desde que monté esto estoy aprendiendo más que en toda mi vida de diseñador. Antes estaba ahí encerrado en mi casa, el trabajo de diseñador es muy solitario. Hace tres años me dicen esto y no me lo creo.

¿Hacia dónde va LAB?

A.R: El objetivo es diseminar nuestra semilla, nuestras esporas. Polinizar. Seguir haciendo cosas aquí y divulgar fuera de Sevilla, divulgar pasándolo bien, exportar el modelo, seguir creando redes, hacer acciones. Organizar una especie de LAB Pack, como hizo El Terrat y expandir y divulgar el proyecto en diferentes sitios fuera de la ciudad. Esa es nuestra intención y ese es el camino que queremos tomar.

LAB Sevilla

Salimos de LAB, polinizados como ellos dicen, convencidos de que con un espíritu como el de ellos se pueden conseguir muchas cosas. Fomentar la profesionalidad, la camaradería, el cariño y el sentido del humor a través del trabajo, del trabajo bien hecho, son los motores con los que podemos salir adelante en una situación como la que nos ha tocado vivir. En definitiva, LAB es amor, LAB is love.

Alfonso Barragán // Fotos: Miguel Jiménez

Tags:

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pablo Peña, "La esquizofrenia de los días" | Maasåi Magazine - 25/09/2014

    […] Es cierto que me acaba de salir esta exposición (Agorafobia) con Crótalo & Triángulo en LAB y otra que hice en Madrid hace poco en la Galería Javier López y tampoco voy a decir que no. Pero […]

Leave a Reply

2016_MonkeyWeek_FP100c_7_ig

Monkey Week en fotos

Este año se celebra la décima edición del Monkey Week, un festival de música que los maasais hemos tenido la […]

ellinchamientodigital

Usar las redes, caer en las redes

  Basilio Baltasar (Ed.). El linchamiento digital. Acoso, difamación y censura en las redes sociales. JotDown Books. 181 pp. «En […]

181010_181024_MaasaiMagazine_MiguelJimenez_PedroAlvarez

Pedro Álvarez Molina, documentalista de “La Peste”: Sevilla era Nueva York.

El año pasado, una serie ambientada en Sevilla sacudió nuestras pantallas. Más allá de un guión hipnótico y excelentes actuaciones, […]

Cartas renovadas_maasaimagazine

Colón: el fin como comienzo.

Cristóbal Colón. Cartas renovadas. Edición a cargo del colectivo Fut i Makak. West Indies Publishing Company. 130pp. Han pasado más […]

IMG_20180918_154825_MaasaiMagazine_ElTruco

El difícil arte de tomar decisiones

El difícil arte de tomar decisiones Víctor Barba. El truco. West Indies Publishing Company. 150pp. Todo el mundo ha pensado […]

LosNInosInvisibles_foto_MaasaiMagazine

El camino y las migas de pan

El camino y las migas de pan Bernardo Ortín. Los niños invisibles. Historias ilustradas. Jot Down Books. 147 pp. ¿Quiénes […]