Jesús Regueira y NEUTRA, vivir el diseño

//

Dedicado al mundo de la cultura prácticamente toda su vida, el currículum de Jesús Regueira es un amplio compendio de muy diferentes carreras, entre ellas guionista de cine, director del departamento audiovisual del Teatro del Liceo, asesor del Sundance Institute en sus talleres internacionales de guión y, últimamente, enfocado en el diseño y en el […]

Neutra

Dedicado al mundo de la cultura prácticamente toda su vida, el currículum de Jesús Regueira es un amplio compendio de muy diferentes carreras, entre ellas guionista de cine, director del departamento audiovisual del Teatro del Liceo, asesor del Sundance Institute en sus talleres internacionales de guión y, últimamente, enfocado en el diseño y en el descubrimiento y apoyo a promesas emergentes.

Apasionado del arte y con una sensibilidad exquisita para apreciar la belleza, hace un par de años decidió abrir un espacio en el que exponer su colección de piezas de diseño. Desde la inauguración de NEUTRA, su tienda/galería (calle Castellar 11, en pleno corazón de Sevilla) su nombre ha corrido como mecha encendida entre los amantes de los objetos únicos, y personalidades de relevancia del ámbito del cine, la ópera, el diseño y la cultura en general, a nivel nacional e internacional, han acudido a ver la colección que atesora.

Jesús Regueira nos recibe en su “casa”, NEUTRA, un espacio lleno de objetos de diseño y arte cargados de personalidad y estilo. Un lugar con las puertas abiertas para todos los que quieran acercarse a ver, disfrutar y, si se desea, adquirir algunas de sus piezas, que van desde precios asequibles hasta autenticas obras maestras.

¿Cómo nace NEUTRA, cómo surge este proyecto?

Mi mundo es el de la cultura, es un territorio muy extenso en el que no quiero limitarme a nada. Siempre he sido una persona muy curiosa; primero me decanté por el cine, después por la ópera, también he trabajado en arte contemporáneo, y el diseño… siempre ha sido una de mis pasiones. Durante los años que estuve en Madrid y posteriormente en Barcelona fui creando una pequeña colección, incluso llegué a diseñar algunas piezas de ropa para mí, y de una manera pasional –como todo lo que hago- me fui profesionalizado.

En Barcelona conocí al galerista Joan Cervelló, hoy un gran amigo, que es especialista en diseño italiano, y acabamos compartiendo algunas piezas. De esa manera comencé a profesionalizarme.

Nunca había pensado en tener una tienda ni en ser editor de diseño, pero al llegar a Sevilla, tras dejar mi trabajo como director del departamento audiovisual del Teatro el Liceo, dediqué un tiempo a escribir y a pasear por las calles de la ciudad y así se fue fraguando esta idea.

Venías entonces con una colección ya formada…

Algunas de las piezas eran de la colección de mi casa en Barcelona. Otras las había comprado con una idea un tanto abstracta, quizás muy romántica, de montar una tienda inspirada en las revistas de decoración internacionales que siempre he seguido. De alguna manera ya estaba dando forma, de un modo subconsciente, a esta idea.

Neutra

Sabemos que todo lo que hay en NEUTRA pertenece a tu colección privada o ha sido producido por ti, ¿de qué te costaría mucho desprenderte?

Te voy a hablar de unas piezas que ya he vendido y a las que casi hago un funeral (risas). Tenía dos sillas plegables Plona de Giancarlo Piretti, del año 1969, en piel roja, unas piezas difíciles de encontrar. De hecho en piel roja únicamente he visto las dos que yo tenía. Las vendí el año paso a final del verano a un cliente muy especial, pero me dio muchísima pena desprenderme de ellas.

¿Y qué pieza te falta o te gustaría conseguir para tu colección?

No tengo ninguna duda: la silla Boomerang de Richard Neutra. Probablemente es la pieza que más me guste. Es muy sencilla. Richard Neutra era un arquitecto de lo simple, de las líneas rectas, de la integración entre el exterior y el interior. De hecho, en este momento la estructura de esta silla me está sirviendo de inspiración para una colección en la que estoy trabajando. La pieza original está fuera de mi alcance completamente, vale decenas de miles de euros y hay pocas. Desearía pero…

¿De ahí viene, quizás, el nombre de tu espacio? ¿Por qué NEUTRA?

Viene de varias cosas, una de ellas Richard Neutra, posiblemente mi arquitecto favorito del movimiento moderno americano. El nombre, además, está pensado para ser internacional, y me parecía muy sonoro. Algo neutro no tiene género, pero si le pones la –a lo feminizas; no tiene género pero es femenino. Hay un concepto detrás que me gusta, que quizás no sepa expresar bien, pero que está ahí.

La tercera razón, es porque es un espacio libre de contaminación emocional. No es un espacio neutral, ya que lo neutral no me gusta nada, al final ser neutral es tomar posición. El nombre lo tengo en la cabeza además desde hace mucho tiempo, antes de abrir la tienda. Mis amigos siempre me piden títulos para sus novelas o guiones. Debo ser buen “titulador” y entre los nombres que forman una lista propia estaba NEUTRA y el logotipo, que funciona muy bien.

Neutra

Define qué estilos y qué tienen en común todas las piezas que podemos encontrar en NEUTRA.

A mí lo que más me gusta es el diseño italiano. Siempre he sido un gran admirador, y este gusto se reforzó gracias a Joan [Cervelló] que como he contado antes es un auténtico especialista de quien he aprendido mucho. El diseño en Italia es muy avanzado, me fascina, siempre ha estado a la vanguardia: en los materiales, en los colores… El Grupo Memphis de Sottsass por ejemplo me parece una locura… También me gusta mucho el diseño nórdico, francés… He tenido piezas de J. Prouvé. Ahora mismo estamos sentados en unas sillas Arco que encontré de una manera muy casual, de Paul Tuttle, un diseñador americano establecido en Suiza que es muy desconocido para la mayoría.

Diseñadores italianos con piezas en NEUTRA te podría mencionar a Giancarlo Piretti y la editora para la que trabajaba, Anonima Castelli, con piezas como sus sillas Plona o Plia o su paragüero desplegable Pluvium, una maravilla. De Mangiarotti es la mejor pieza que tengo actualmente, la mesa Asolo,… Angelo Mangiarotti me gusta mucho, es un arquitecto y diseñador industrial y sus piezas son obras de ingeniería, no se sustentan con tornillos, sino con la propia estructura. Esta mesa [señala a una pieza imponente frente a nosotros] es como un puente porque el sobré, una sola pieza de granito pulido, pesa casi 300 KG… La mayoría de sus trabajos son en mármol y ésta, algo más raro, es de granito.

Otra pieza muy interesante en NEUTRA es la mesa Jumbo de Gae Aulenti, del año 65. Me gusta especialmente traer muebles de mujeres. La historia ha sido, como en tantos otros aspectos de la vida, muy discriminatoria con el diseño femenino. Por ejemplo, la Chaise Longue [también en NEUTRA] que se atribuye a Le Corbusier en realidad fue diseñada por Charlotte Perriand, que trabajaba para su estudio. Otros nombres de NEUTRA, la lámpara Atollo de Vico Magistretti, la lámpara Abat Jour de Cini Boeri (otra mujer)…

También me gusta mucho el cristal y siempre tengo alguna pieza de Murano. De la Vitreria Vistosi ahora mismo tengo la lámpara llamada popularmente “Gusano”. Tengo también piezas pertenecientes a la tristemente desaparecida Fábrica de la Trinidad de Sevilla, desconocida para la mayoría de la gente…

Háblanos de ello…

Yo he ido conociéndola conforme he ido investigando sobre ello. Encontré un lote de cristal de auténtica belleza. Pensé que era un lote de cristal de Murano ya que desconocía que en Sevilla hubiera existido una fábrica de cristal y que tuviera piezas de tal calidad. Compré una parte del lote y alguien, no recuerdo bien cómo fue, me dio una indicación sobre su origen diciéndome que eran piezas de la Trinidad. Y por ahí empecé a investigar.

[La Trinidad] fue una fábrica de vidrio inaugurada en 1900 en el barrio de Miraflores que cerró hace bastante tiempo, y aunque se habló en algún momento de hacer por parte del Ayuntamiento un equipamiento cultural, ahí sigue, actualmente es un edificio abandonado, sin uso, cayéndose, es una autentica pena… Entre mis ilusiones estaría – si todo me va muy bien en la vida – recuperar la marca, me entristece pensar que se pierdan estos tesoros culturales. Los extranjeros, por ejemplo, cada vez que ven estas piezas siempre piensan en Italia y se maravillan cuando les digo que se hacían aquí, en Sevilla.

A través del hilo conductor de estas piezas que localicé, comencé a investigar y descubrí que ellos hacían vidrio normalmente en transparente y en color cobalto; cada pieza es casi única, la tintura, la veta… Esto fue lo que se hacía originariamente. Luego parece ser que hubo una primera quiebra y se la quedaron en cooperativa los trabajadores y al no funcionar compró la patente otra empresa. Sigo investigando sobre ello. Son trabajos que forman parte de la cultura de esta ciudad y que no se deben perder, pero hay muy poca documentación al respecto.

Neutra

Ahora que estamos hablando de cómo localizaste estas piezas, cuéntanos cómo seleccionas las piezas que forman parte de NEUTRA ¿vas a subastas, buscas en catálogos, te llaman…?

Lo cierto es que de todo un poco, aunque jamás he ido a una Feria con un contenedor… quizás porque como los orígenes de NEUTRA fueron tan fortuitos y yo tenía piezas… Ahora de hecho tengo bastante stock en el almacén: desde cosas que me he encontrado por pura casualidad hasta particulares que me han ofrecido piezas y luego me han interesado otras que tenían… Cada pieza tiene una historia y ha habido de todo.

En subasta compré algo, pero fueron piezas para mí, para mi casa, aunque ahora estén en NEUTRA. Mi amigo Joan [Cervelló] trabajaba para una subasta online y allí lo conocí yo. A veces, la verdad, me gustaría poner debajo de cada pieza la historia que hay detrás, porque todas y cada una de ellas la tienen. Pero, sobre todo, hay mucho trabajo de búsqueda.

Me gustaría que hablásemos ahora de tu faceta como editor, ayudando y apoyando el trabajo de diseñadores emergentes.

Pues esto también surge de una manera muy casual. Cuando empecé a montar la tienda la persona que me ayudó es un artista que además de a las instalaciones se dedica al diseño y trabaja extraordinariamente la madera, Alexis Amador. Él me enseñó una foto de un taburete-mesita que había hecho y que me pareció precioso, lo vi aquí en vivo, me encantó y empezamos a hablar de la posibilidad de trabajar juntos. En la inauguración de NEUTRA tuvimos el banquito A1 y lo vendimos a la periodista Inés Ballesteros, el número 0 de la serie. A partir de ahí empezamos a hacer más colaboraciones editoriales.

Luego contacté a través de amigos comunes con Luis Gómez-Barquín, sevillano, arquitecto y Master en la Eindhoven Academy (una de las más prestigiosas escuelas de diseño del mundo), un diseñador de enorme talento que trabaja sus piezas desde un lado conceptual pero de una enorme eficacia narrativa. Una de ellas, Unless you remove, la expusimos en Just Madrid 2013.

Las visitas que fui recibiendo en la tienda o mis paseos por Sevilla me pusieron en contacto con diferentes personas de talento, como los miembros de Todomuta Studio, con quienes colaboré en una edición de algunas telas y de posavasos, el diseñador de moda Leandro Cano, al que produje una pieza en piel para hombre y otra para mujer, o la porcelanista Yukiko Kitahara.

A través de un galerista, Rafael Ortiz, conocí a la diseñadora Aurelia Medina; su trabajo en metacrilato es maravilloso y ella es una persona muy importante en el diseño español: fue diseñadora textil, trabajo con Pedro del Hierro durante muchos años y vendió a Karl Lagerfeld [Chanel], una colección de bolsos, entre ellos el llamado Raja de sandía, que ahora nosotros vamos a reeditar. Aurelia es una persona muy importante, muy poco conocida en España y en Andalucía menos.

Neutra

Todos estos nombres forman parte de esa exposición y venta que se organizó en el Secadero de la Cartuja, ¿quizás la necesidad era dar a conocer el buen diseño que hay aquí?

Una vez más se trata de algo fortuito. Conozco a Juan Antonio [Álvarez Reyes], director del CAAC, desde hace muchos años; estuvo visitando la tienda y le gustó mucho. Entonces me ofreció la posibilidad de participar en un mercado de tendencias, a lo que yo le propuse ampliar la idea con un espacio expositivo y otro para la venta y acabé convirtiéndome en el comisario del evento. El resultado fue muy bueno y la respuesta a nivel de asistencia fantástico; el público estaba entusiasmado.

¿Volveremos a ver algo parecido?

Habíamos hablado de hacerlo nuevamente este año pero lo cierto es que para mí fue un evento extenuante y no querría plantearlo igual, hay también que enfocarlo de una manera más abierta: de diseño andaluz especialmente pero no únicamente, y de la idea inicial de junio posiblemente pase a diciembre con una parte expositiva pero también otra de mercado y una tercera lúdica que yo no llevaré. Desde la Dirección del CAAC y por mi propia parte nos encantaría lograr una continuidad pero es fundamental conseguir un patrocinio y en este sentido estoy en conversaciones con una revista importante…

¿Qué tiene que tener un diseño para que forme parte del “concepto” galería/edición de NEUTRA?

La mejor cualidad que puede tener un diseño es que sea atemporal. Los grandes clásicos lo son porque a medida que el mundo evolucionaba en todos los aspectos, el diseño se iba adaptando a la evolución. Yo creo que un buen diseño siempre se ve de manera diferente. Por ejemplo, la misma Chaise Longue de Perriand, está igual de integrada en este contexto que en 1928, cuando se creó. Creo que eso es lo que hace un buen diseño, la atemporalidad. Lo contrario es lo que se queda fuera de temporada. Creo que, aunque puede sonar un poco vanidoso [risas], tengo cierto ojo para detectar el talento, pero se trata de algo, una vez más, muy pasional. A mí las cosas simplemente hermosas no me gustan, ni en el arte. Yo, que vengo del cine, a todo le tengo que ver una narrativa. Que cuente una historia que el usuario termine; de una manera estética y de una manera práctica. Eso es fundamental.

Yo no sé si la función viene antes que la forma, o la forma antes que la función, ambas son fundamentales. Y para eso hacemos diseño. Hay una línea en la que quiero trabajar, que es el Design-Art, entre el arte y el diseño, y por eso siempre he defendido que la utilidad estética es también una función. No me gustan las cosas simplemente bonitas pero cuando el ser bonito cumple una tarea, bien sanadora, terapéutica… para mí reúne todos los requisitos. El diseño tal y como lo conocemos se diferencia del arte por su producción en serie. Pero hoy el diseño se está volviendo a redefinir: la impresión en 3D está introduciendo muchos cambios.

También me gusta lo simple. Me muevo como editor en un espectro que tiene que ver con el diseño, el arte y la artesanía. Es donde me gusta estar. Piezas fabricadas lentamente, a mano, con los materiales nobles de siempre… Me encanta trabajar con artesanos y en mi labor como editor esta parte es importante, trabajar en una idea, desarrollarla, mejorarla…Y en la parte de NEUTRA como tienda me gusta también lo atrevido. Lo convencional no me suele gustar mucho.

Neutra

¿Cuál fue la primera pieza que adquiriste de diseño?

Era muy joven, quizás tendría 18 o 19 años y estaba muy interesado en el diseño, principalmente de moda. Casi todo era moda femenina, con nombres como Jesús del Pozo, Manuel Piña… yo estaba muy al día de lo que sucedía. En Barcelona estaba el diseñador y modisto David Valls, que venía de una familia de tejedores y había hecho una colección que a mí me maravillaba. Mi primera pieza fue un abrigo suyo que tuve muchos años. Me lo robaron en un cajero en Madrid.

Y en mobiliario, he de reconocer que el primer diseño que compré fue Ikea… Te hablo de hace 25 años. Las primeras piezas de Ikea de esa época, de las que yo aún conservo algunas, ya se valoran en el mercado de segunda mano. Fue toda una revolución: con su llegada, de repente todas las casas se llenaron de diseño.

¿Qué te ves haciendo en un futuro? ¿En qué te gustaría estar involucrado o hacia dónde te gustaría encaminar tu trabajo?

La verdad es que no tengo ni idea. Vivimos tiempos de mucha incertidumbre. El futuro para mí, como para todos los pequeños empresarios, es mañana, porque montar negocios en esta época de crisis –incluso hacerlo hace 5 años en que todavía había crédito de los bancos ya era difícil, imagínate ahora – es complicadísimo. Yo también, quizás he sido un poco osado. Todo lo que hay en la tienda lo he comprado, no hay nada en depósito ya que como empresario asumo el riesgo. No me gusta trasladar ese peso a una parte aún más débil como son los diseñadores. No sé la continuidad que tendrá pero he invertido todo lo que tenía en esto. Tampoco sé si me veo para siempre en el diseño. Me han contactado para asesorar un largometraje que se está haciendo en Sevilla, sigo en contacto con los talleres de guión en México en los que participo… no quiero dejar nada pero ahora estoy centrado en esto. Después de unos problemas con algunos diseñadores con los que trabajaba, tengo que volver a levantar el negocio y me gustaría seguir editando, detectar talento emergente, no necesariamente joven, y apoyarlo.

Me gustaría participar en alguna feria internacional. Hubo un momento en el que veía que podía ir a Milán, ya tenía una línea de productos bastante completa: madera, porcelana, moda… ahora tendrá que esperar. Estoy pensando en México, en asociarme para ir a ZonaMaco, que es el equivalente a ARCO, ya que en México hay un mercado muy efervescente del arte y también del diseño. Tengo algunos amigos editores allí y queremos establecer una colaboración, pero todo depende de los fondos. Es una idea que está aún en el aire.

También me están tentando con algunos proyectos de interiorismo… ahora me han ofrecido un restaurante y estoy trabajando en propuestas para un proyecto mayor. Sí, estoy en el mundo del interiorismo aunque yo no soy interiorista ni entra dentro de mi ambición profesional. Sí me gusta dirigir equipos de artistas, diseñadores, artesanos, interioristas y otros profesionales con un fin común que los una en el mismo proyecto. Y desde ese punto de vista colectivo afronto estos encargos.

El interiorismo lo entiendo desde la narrativa, como lo entiendo todo; el edificio tiene que contar algo también y es lo que hemos planteado para este proyecto: toda la parte pública cuenta una historia y la privada otra, de manera que el visitante pueda seguirlas, aunque no son historias obvias. Para presentar este proyecto me he rodeado de un equipo muy especial, formado por un gran artista plástico, Alonso Gil, un dibujante, Israel Dias, un diseñador en 3D de mobiliario, Daniel Moreno, un arquitecto que también trabaja en 3D, Víctor Cordero, y con mi diseñador gráfico de cabecera, Pedro Delgado, y ha salido un proyecto con el que estoy muy contento. O gusta o no gusta, ya que no es nada trivial, pero nosotros estamos muy orgullosos de él.

Neutra

Para terminar, nos hablabas antes de cine, con él de alguna manera te iniciaste en el mundo de la cultura, y nos decías que tampoco descartabas volver… Háblanos de esa etapa junto a Medem, Berlanga, Urbizu…

Yo siempre quise hacer cine, desde que era pequeño. Hubo una temporada previa a mí en la que de la Escuela de Madrid salieron nombres como Saura, Berlanga… después la Escuela de Cine desapareció. Yo siempre he tenido inclinación hacia la cultura: danza, teatro… Estudié un poco de todo pero sobre todo música. Como en mi generación había cierta educación a hacer carreras universitarias tradicionales estudié derecho y al terminarla pensé que no iba a servirme para nada; al final me sirvió para entrar en el cine. Conseguí una entrevista con una productora que necesitaba un perfil de especialista en guiones con conocimientos en legislación de propiedad intelectual; yo justo regresaba de Estados Unidos donde había estudiado cine. La compañía entonces se llamaba Sogetel (ahora Sogecine) y estaban produciendo la primera película de Medem, “Vacas”; entré por la puerta grande.

Fue algo que siempre quise hacer pero como en España no se podía estudiar… El cine es una profesión muy endogámica. Fue difícil entrar. Mi primer trabajo fue analizar “Vacas”. En ese momento yo no sabía quién era Julio [Medem,] quién era Alberto [Iglesias]… y todavía tengo guardado ese informe [risas]. Recuerdo que me impresionó mucho la película, la música… Con Julio volví a trabajar después en su productora y con Alberto sigo teniendo una relación buenísima, de entrañable amistad. Con otros nombres, como Berlanga, no trabajé directamente pero si formaba parte del equipo de producción y ese año ganamos todos los Goya.

A mí en realidad me gusta mucho el mundo de la narrativa y siempre quise ser director; dirigí algo cuando estudiaba en Estados Unidos pero las circunstancias me fueron llevando primero a la producción y después, cuando dejé la empresa, a ser sólo guionista. Pero para ello hay que ser muy tenaz y es un trabajo muy solitario, muy duro… Por ello me especialicé en lo que se conoce como asesoría de guiones o reescribir guiones de otros…

Hablando de esto, cuéntanos de tus años en Sundance

Las casualidades de la vida me llevaron a ser asesor del Sundance, primero en México… La Sociedad General de Autores se asoció con este taller y tenían que mandar a un representante español y contaron conmigo. Estuve junto a nombres importantísimos como Zachary Sklar, guionista de JFK, Ron Nyswaner, guionista de Philadelphia… entablamos buena amistad y una relación profesional y desde entonces voy todos los años. También he ido a Brasil, República Checa…. Este año mandamos un proyecto desde aquí de Carlos Violadé, un arquitecto/cineasta que después de hacer varios cortos muy premiados quiere hacer un largometraje y yo le estoy ayudando como tutor/asesor. Carlos tiene un universo particular, muy rico y mucho talento…

En España se han llevado a cabo Talleres del Sundance en Málaga y en el Principado de Asturias pero no se han vuelto a hacer, al final por cuestiones burocráticas. Es una pena. Hace poco hablé con una persona que trabaja en el Festival de Cine de Sevilla sobre la posibilidad de organizarlos aquí. Lo cierto es que no cuesta mucho dinero, lo que cuesta son ganas. Es un trabajo de tú a tú con guionistas en el que no se dan clases, asesoramos a profesionales. De ahí salen guiones y películas muy buenas.

Neutra

Y de la época del Liceo de Barcelona…

Me fui a vivir Barcelona por distintas razones y allí me ofrecieron llevar el audiovisual del Teatro Liceo. Así cubrí mi etapa en la ópera, una época interesantísima. Lo dejé justo antes de que los reajustes y recortes acabasen con todo el departamento de Audiovisual. Parece que lo vi venir [risas]. Sigo estando en contacto y de vez en cuando me llaman para algún trabajo. Lo último que he hecho ha sido la producción audiovisual del documental sobre la ópera The Life and Death of Marina Abramovic, con ella y Willem Dafoe, dirigidos por Robert Wilson y con música de Antony (and The Johnsons) en el Teatro Real de Madrid. Maravilloso. Ahora ya se hace muy poquito, los presupuestos son muy escasos y sin estímulo público… la ópera es muy cara, deficitaria por sistema, pero cuando lo ves desde dentro entiendes por qué, lo engloba todo, cualquier clase de arte está ahí. Es un mundo fascinante…

…Y así podríamos seguir hablando durante horas con Jesús, una persona fascinante, tremendamente cercana, con una trayectoria asombrosa y una energía vital que se traducen sin duda en su trabajo y en el ambiente que se respira dentro de su galería, el espacio NEUTRA. Esperamos sin duda a que esos planes inmediatos que rondan su cabeza se tornen realidad, para volver en breve a contactar con él y que nos cuente…

NEUTRA se encuentra en la sevillana calle Castellar, 11 y podéis saber más a través de la red en:

www.neutra.es

Facebook: neutrasevilla

Instagram: neutra_sevilla

Por Trini Salamanca // Fotos: Miguel Jiménez

Tags: ,

No comments yet.

Leave a Reply

2016_MonkeyWeek_FP100c_7_ig

Monkey Week en fotos

Este año se celebra la décima edición del Monkey Week, un festival de música que los maasais hemos tenido la […]

ellinchamientodigital

Usar las redes, caer en las redes

  Basilio Baltasar (Ed.). El linchamiento digital. Acoso, difamación y censura en las redes sociales. JotDown Books. 181 pp. «En […]

181010_181024_MaasaiMagazine_MiguelJimenez_PedroAlvarez

Pedro Álvarez Molina, documentalista de “La Peste”: Sevilla era Nueva York.

El año pasado, una serie ambientada en Sevilla sacudió nuestras pantallas. Más allá de un guión hipnótico y excelentes actuaciones, […]

Cartas renovadas_maasaimagazine

Colón: el fin como comienzo.

Cristóbal Colón. Cartas renovadas. Edición a cargo del colectivo Fut i Makak. West Indies Publishing Company. 130pp. Han pasado más […]

IMG_20180918_154825_MaasaiMagazine_ElTruco

El difícil arte de tomar decisiones

El difícil arte de tomar decisiones Víctor Barba. El truco. West Indies Publishing Company. 150pp. Todo el mundo ha pensado […]

LosNInosInvisibles_foto_MaasaiMagazine

El camino y las migas de pan

El camino y las migas de pan Bernardo Ortín. Los niños invisibles. Historias ilustradas. Jot Down Books. 147 pp. ¿Quiénes […]