La Matraka, “Los locos de la azotea”

Entrevista: Jaime Neria // Fotos: Miguel Jiménez

Las azoteas, tantas veces testigos mudos de cigarrillos preadolescentes, y flirteos prohibidos, de fuegos artificiales y llantos impotentes. En alguno de sus oxidados alambres añoran tiempos mejores, tiempos de grandes coladas donde la vida se abría paso entre sábanas mojadas. Sara Robles, Jaime Fernández y Juan Jesús Gómez de Lara (Gome), bajo el nombre de […]
La Matraka

Jaime Fernández, Sara Robles y Juan Jesús Gómez de Lara (Gome)

Las azoteas, tantas veces testigos mudos de cigarrillos preadolescentes, y flirteos prohibidos, de fuegos artificiales y llantos impotentes. En alguno de sus oxidados alambres añoran tiempos mejores, tiempos de grandes coladas donde la vida se abría paso entre sábanas mojadas. Sara Robles, Jaime Fernández y Juan Jesús Gómez de Lara (Gome), bajo el nombre de La Matraka, han decidido devolverlas a la vida.

¿Cómo surge la idea de Redetejas?

La idea de utilizar las azoteas no es nuestra ni mucho menos, ni de los Beatles. Conocemos experiencias como la de Luneados o Live the roof, y nosotros nos iniciamos con Entretejas, que implica a instituciones públicas. Pero queríamos dar un paso más, y pensamos si se podría organizar algo más grande, dar una vuelta de tuerca. En este edificio es donde vivimos y trabajamos diferentes personas, y solíamos reunirnos aquí arriba para ver películas. En una de esas se nos ocurrió. Redetejas plantea una democratización y corresponsabilidad del hecho cultural, fomentando la implicación ciudadana. Una red abierta a la participación directa de cualquier ciudadano interesado en organizar micro actividades culturales, utilizando su azotea como espacio de desarrollo cultural.

¿Podríamos decir que Entretejas es como la cara institucional de Redetejas?

De hecho al principio fue el proyecto al que mayor importancia dimos, por eso mismo, por basarse en relaciones institucionales, y aprovechar los espacios que nos daban y las oportunidades que nos brindaban. El primer año nos gustó mucho la experiencia pero aún no sabíamos cómo encajarlo todo para que funcionara como queríamos, e incluso intentamos promoverlo en otras ciudades, pero no fructificó.

Entretejas, es sencillo, espacios y programación cultural en marcos incomparables. Hemos tenido muchos espacios, la Casa de la Provincia era la estrella, este año declinó su oferta por motivos políticos.

La Matraka

Primeros apoyos y primeros escollos.

El primer apoyo lo recibimos de la mano de Javier Gutiérrez del CICUS, al que le pareció muy buena idea, el primer escollo era conocer las posibles trabas legales para desarrollarlo.

Para ello el CICUS nos brindó la posibilidad de organizar un taller de legalidad para el uso de azoteas, que se desarrolló en la azotea del CICUS, fue un taller muy abierto y participativo, del que pudimos extraer los preceptos actualmente vigentes, a partir de ahí el proyecto comenzó a rodar.

Está basado en una web que sirve como herramienta de comunicación y visibilización de las actividades programadas y en el que además de las normas básicas para unirse a la red, existen materiales de libre descarga que ayudan a cualquier ciudadano interesado en sumarse a organizar dichas actividades (Manuales de uso, contenidos legales, cartelería, preguntas frecuentes…)

¿Cómo ha ido evolucionando Redetejas? ¿Qué lo caracteriza de otras experiencias en azoteas?

Hemos ido pasando por diferentes fases, hoy en día el proyecto no es el que nosotros concebimos; cómo se reformulan los proyectos a medida que van avanzando es algo que nos parece muy divertido y muy característico de nuestra manera de trabajar.

Redetejas es la primera red de activación cultural de azoteas particulares. Ahora promovemos lo que nosotros llamamos encuentros de azoteas, donde se programan actividades culturales en varias azoteas a la vez y el público realiza una ruta pasando por cada una de ellas. Invitamos y apoyamos a la gente a que use sus azoteas para organizar dichos encuentros, que no son otra cosa que conciertos, teatro o cualquier tipo de actividad cultural.

Supongo que esa reformulación de Redetejas depende en gran medida del papel de los anfitriones.

El tema de los anfitriones fue complicado al principio. Hay que tener en cuenta que supone abrir tu casa a desconocidos. Creíamos que era más fácil invitar a la gente a participar. Eso sí, conforme van conociendo como funciona Redetejas se han ido animando. Al principio tirábamos de conocidos hasta que fuimos organizando encuentros que han servido para invitar a la gente e incitarlos a que participen. Al asistir al encuentro, pueden observar en que consiste, les asesoramos a través de nuestra experiencia y ponemos a su disposición un manual con algunas directrices generales. Gracias a este manual se ha facilitado mucho la participación de nuevos anfitriones.

Buscamos ciudadanos que produzcan y consuman cultura de forma directa. Para nosotros, esto implica una ruptura muy importante dentro de lo que son las estructuras culturales a las que estamos acostumbrados. Como solemos decir, ciudadanos que asumen la cultura como una responsabilidad, más que como un derecho o un placer.

La Matraka

¿Los anfitriones proponen las actividades de sus azoteas, o sólo ponen a vuestra disposición el espacio? ¿Qué perfiles tienen?

Hay anfitriones que están encantados tan sólo con brindarnos el espacio, abrir sus puertas y disfrutar del espectáculo. Y otros mucho más participativos que proponen sus propias actividades.

La idea también es dejar hueco a los ciudadanos para que se atrevan a proponer y a programar, que se atrevan a ser parte del proyecto, siempre decimos que Redetejas en realidad no es un proyecto que nos pertenece en exclusiva, sino que cada vez es un proyecto menos nuestro. Eso es un valor muy importante para nosotros.

Otra cosa fundamental que tuvieron los encuentros de azoteas (aunque nuestra idea era hacer un proyecto lo más abierto posible a través de Creative Commons, etc.) fue que no había un formato en el que otras empresas pudieran desarrollarlo, no había un formato establecido con unas pautas. Con los encuentros pudimos incluir el perfil de Grupo Motor, asociaciones, empresas y/o colectivos que organizan encuentros de azoteas en sus ciudades.

Todas las partes del proyecto tienen una filosofía muy inclusiva, tanto anfitriones particulares como empresas o asociaciones, e incluso si hay en otra ciudad grupos motores que quieran organizar eventos en las azoteas, se les facilita el acceso a nuestra web, con soporte gráfico, un manual, asesoramiento, que pueden utilizar o no, porque tampoco es obligatorio que se utilice.

Pretendemos crear una organización de usuarios en torno a las azoteas y al uso de ellas como algo verdaderamente comunitario.

¿Se está siguiendo el proyecto en otras partes? ¿Estáis colaborando con otras ciudades?

Sí, en Barcelona, Terrats en Cultura usó nuestro manual y estuvimos conversando. Ellos no hacen encuentros, abren cada cierto tiempo una azotea donde organizan una actividad.

Redetejas actualmente se desarrolla también en Córdoba, Huelva y Jerez, en Córdoba llevan dos años mientras que en Huelva y Jerez este es su primer año, lo introdujo un chico que casualmente participó como anfitrión y artista, y actualmente lo desarrolla en Huelva a través de su colectivo. Aunque lo más interesante ha sido la organización de un encuentro en Resistencia (Argentina).

Se han interesado en muchos sitios. Queriéndose informar gente de Valencia, Madrid, Cádiz, principalmente para saber cuáles son los pasos a seguir, en nuestra web te puedes registrar según el perfil a través del cual quieres participar. Se han llegado a interesar hasta de Corea del Sur, unos artistas que participaron y querían hacer allí el proyecto.

La Matraka

Se podría decir que en cierto modos ejercéis una función de mecenazgo de aspirantes a gestores culturales… una especie de mi “primera colonia chispas”.

Lo bueno es que para el grupo motor hemos creado más documentos, además del manual de Recomendaciones de Uso, hemos creado otro destinado a grupos motores sobre cómo organizarlos, comentando todos los pasos a seguir, o que al menos nosotros hemos seguido, y en general cómo lo hemos hecho, teniendo en cuenta las dificultades que nos hemos ido encontrando por el camino. Aportando nuestra experiencia.

El proyecto es sin ánimo de lucro y lo importante era que la red se extendiera, y para ello aportamos toda la información y experiencia que hemos adquirido. Proyecto desarrollado bajo licencias Creative Commons, un compromiso en la idea de que compartir y generar proyectos, espacios y diseños para el procomún es algo beneficioso para la sociedad en su conjunto; y estratégicamente, posibilita ampliar el proyecto a nivel territorial y económico.

¿Que tal la aceptación vecinal?

Depende, hay vecinos para todos los gustos, hay vecinos a los que no les gusta evidentemente, aunque cuidamos mucho los horarios. Una de las partes fundamentales es no ser solamente un proyecto cultural, sino también vecinal, con una serie de principios que nos gusta mantener. Redetejas trata también de recuperar un espacio de sociabilización del hogar que estaba olvidado, la utilización de las azoteas como espacios de desarrollo social y cultural.

Hay vecinos a los que no les gusta el ruido, pero no todas las actividades culturales tienen por qué ser ruidosas, así que nos podemos adaptar en caso de que a alguien le moleste ese aspecto. A otros, en cambio, les encanta y se asoman desde otras azoteas o desde las ventanas de los pisos de alrededor. De repente parece un patio de butacas en la ciudad, esta relación es súper importante y muy bonita. Además, al ser las casas del centro de la ciudad, suelen tener pocos inquilinos y ya se han dado casos de vecinos que se han reencontrado o conocido a través de Redetejas. Las negativas fueron al principio del proyecto, cuando no nos conocían, actualmente no nos pasa eso. La gente también valora mucho el hecho de que los anfitriones les abren las puertas de la casa. El público es de lo más agradecido, siempre muy ilusionado y deseando repetir.

La Matraka

¿Existe una buena relación en el panorama de la gestión cultural en Sevilla, o me equivoco?

Hay de todo, tanto Entretejas como Redetejas no se podrían llevar a cabo sin las colaboraciones, si no, no sobrevives. Se recibe por ambas partes, por un lado en la generación de contenido, y por otro compartir conocimientos. Tenemos todo registrado en Creative Commons, lo que buscamos es una colaboración y una defensa del proyecto. Este tipo de colaboraciones se están produciendo cada vez más, quizá por la crisis. Hoy en día es lo normal, debes contar con tus colaboradores. Siempre nuestra línea en La Matraka es buscar proyectos participativos donde formar y sentirse parte del proyecto. Ser participativo y hacer proyectos interactivos es algo que siempre hemos hecho, desde que organizamos el primer Alamedeando.

Nosotros empezamos con la crisis, otros compañeros como Mª González, Gonzalo Andino, LaSUITE o Zemos98, que son referentes para nosotros, estaban trabajando en esto antes de la maldita crisis y han tenido que transformarse para sobrevivir. El primer Alamedeando lo organizamos cuando caía Lehman Brothers y en realidad, esta escasez es una forma de trabajar muy natural para nosotros, evidentemente nos ha puteado pero menos, porque empezamos con ella.

Antes las empresas estaban acostumbradas a crear grandes estructuras y comenzaron a crecer y crecer. Para mantenerla o te adaptas o acabas. Nunca hemos conseguido una gran subvención de la que dependa un proyecto al cien por cien, aprendes a hacer con muy poco mucho y eso en gran parte se consigue gracias las colaboraciones.

¿Está suficientemente valorada la figura del gestor cultural?

Es difícil organizar una barbacoa, pues imagínate un festival. Es muy fácil criticar, cuando no hay alguna crítica es raro. Creemos que no se valora, nosotros como somos profesionales de esto nos fijamos en más detalles, pero el público en general no se para a pensar en eso. Cuando encuentras, que los hay, gente que te valora, te da las gracias y recalca que gracias a tu trabajo se ha realizado el evento y te lo hacen saber, eso te da la vida y más ganas de seguir. En Redetejas se puede ver, mucho más cerca.

Una vez en el Alamedeando, después de estar todo el día trabajando, al pasar por la oficina, un grupo de amigos que también participaban en el evento, empezaron a aplaudir agradeciendo. Eso le dio sentido a todo y se agradece mucho.

La figura del gestor no esta valorada porque ha habido muchísimo tiempo en el que la administración pública ha hecho labores de gestión cultural, con buenos presupuestos y en el que se han hecho productos muy buenos, pero donde no se pone en juego la balanza entre presupuesto y producto. Si la gente supiese con el dinero que hacemos el Alamedeando se valoraría muchísimo más, es un presupuesto irrisorio. Siempre la entrada parece cara y la gente no puede valorar el esfuerzo que se hace con el presupuesto.

La Matraka

Hablemos del Alamedeando.

Se lleva realizando salvo alguna interrupción involuntaria, desde el 2008. Este año hemos vuelto a los inicios, con mucha más participación de colectivos y mucha más implicación del barrio, espacios y artistas. El mayor apoyo es el Distrito, la Junta y Cruzcampo.

Al faltar presupuesto hemos tenido que reformularlo, cambiamos la estructura para tener más actividades de pequeño formato. El evento siempre había tenido un gran escenario con su cartel, pero se nos ocurrió tomar la alameda y realizar muchas actividades pequeñas en distintos escenarios. Una cosa singular que poca gente conoce es que Alamedeando es un encuentro, no un festival. Todos los artistas son sevillanos, o de nacimiento o de adopción, y eso es algo que no se suele conocer.

Nos gustan los proyectos que suponen un reto, investigar, que puedan evolucionar. Con el Alamedeando la idea era revitalizar la Alameda, ¿se puede trabajar con comerciantes que nos brinden sus espacios? ¿En qué espacios se puede llevar a cabo la cultura? Hacernos este tipo de preguntas y retos nos motiva.

¿Qué futuro le veis a La Matraka en los próximos años?

Es complicado porque básicamente sobrevivimos, otra gente tiene dos trabajos y lo hace porque les gusta. En cambio, los tres nos dedicamos cien por cien a esto, nuestra dedicación es completa, si no fuera así no haríamos ni la mitad.

Tenemos nuestros altibajos y a veces alguno preferiría trabajar de algo estable con sueldo fijo, en cambio otras veces, estamos contentos por la posibilidad de trabajar con amigos haciendo lo que nos gusta, tenemos la capacidad de inventarnos en cierta manera nuestra vida, cosa que mucha gente no tiene. A nosotros no nos puede faltar el trabajo porque nos lo inventamos, otra cosa es el dinero, pero no nos queremos hacer ricos, si alguien se quiere hacer rico está claro que no se dedica a la cultura.

A pesar de esto y las dificultades, tenemos en mente más proyectos, como una plataforma de consumo colaborativo aplicado a la cultura. Queremos recuperar la idea de que los ciudadanos dirijamos la vida cultural de la ciudad. Estamos convencidos de que la cultura no necesita ni de la administración pública ni de los gestores culturales para surgir.

Podéis encontrar más sobre ellos en su web:

La Matraka

Redetejas

Por Jaime Neria // Fotos: Miguel Jiménez

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Tags: , , , , , , , , , , ,

No comments yet.

Leave a Reply

170403_8694_PabloMerchante_MaasaiMagazine_MiguelJimenez

Pablo Merchante, “Desprovisto de todo, empecé a pintar”

No fue la primera, pero sí pulsó mi alerta. Sé que no he vuelto a verla, y posiblemente la imagen […]

170213_4507_MariaPerezHeredia_MaasaiMagazine_MiguelJimenez

María Pérez Heredia: “Leer el Ulises y ver Las Kardashian no son excluyentes”

Tiene 22 años y dos novelas publicadas en las que, como ella misma advierte, no puede disimular su amor por […]

170331_8561_JoseOrtuno_bn_MaasaiMagazine

José Ortuño. Cineasta y polímata.

La polimatía (del griego πολυμαθία, el aprender mucho −de μανθάνω, aprender y πολύ mucho−) es la sabiduría que abarca conocimientos sobre campos diversos de la ciencia y/o las artes. José Ortuño en […]

170213_4613_FernandoAlda_MaasaiMagazine_MiguelJimenez

Fernando Alda. Diferente se nace

A una hora tan torera como las 5 de la tarde, llegamos al estudio de Fernando Alda, situado en una […]

_MG_9008-61_GabrielMoreno_MaasaiMagazine_MartaHuguet

Gabriel Moreno “Dibujar es el premio”

Es muy fácil enamorarse en el Metro, y eso que la luz no favorece a nadie… Pues a Gabriel Moreno […]

Entrevista a Esperanza Guardado, por Nuria Sánchez.

Esperanza Guardado. Actriz Realidad

Nada ha sido tan fácil como pensar en ella para esto. Estuvo claro desde el principio y salió sin ayuda. […]