Blooming Látigo, “Hacemos macarrismo elegante”

Texto: Joaquín DHoldan // Fotos: Miguel Jiménez

El escritor Alejandro Dolina dice que las obras artísticas se parecen a sus creadores. Recuerdo haber pensado eso mientras miraba el escenario antes del concierto de Blooming Látigo. José Alcántara, Xavier Castroviejo Fisher, Borja Díaz y Gonzalo Santana. Dos baterías, un micrófono para un solista (con mucho espacio a su alrededor), un bajo de cinco […]

Blooming Látigo. Entrevista para Maasai Magazine. © www.miguelEl escritor Alejandro Dolina dice que las obras artísticas se parecen a sus creadores. Recuerdo haber pensado eso mientras miraba el escenario antes del concierto de Blooming Látigo. José Alcántara, Xavier Castroviejo Fisher, Borja Díaz y Gonzalo Santana. Dos baterías, un micrófono para un solista (con mucho espacio a su alrededor), un bajo de cinco cuerdas y una mesa con un aparato que parecía salido de una película de ciencia ficción de los 80. Esperaba que subieran a escena un grupo punk (*), o una banda extraña y experimental (**).

¿Cuál es el objetivo que persiguen con este tipo de música?

Todo parte de nuestra formación como músicos. La música parte de la formación, nos conocemos y en base a este grupo queremos compartir una experiencia. La propuesta viene después.

A lo que podía ser una carencia lo hemos vuelto un método de trabajo. Decíamos, medio en broma medio en serio, que no tenemos una sección rítmica, todos somos sección rítmica. La electrónica, por ejemplo, es una rama más de Blooming. Si nos planteamos incorporar un piano también lo llevamos al concepto rítmico. Lo que podía ser un problema (no tener guitarrista) se nos transformó en un método compositivo. Algo curioso que hemos hablado en algún ensayo es que no intentamos ser experimentales, no decimos “vamos a sonar lo más experimental o vanguardista que sea”, no, al contrario, dos baterías, un bajo súper grave y una voz que también -hasta ahora -había sido un instrumento de percusión más. Intentamos romper los esquemas de la gente.

¿Qué evolución hubo de “Splint with Garuda” a “Esfinteres y faquires”? Se nota que es el mismo grupo pero pasaron cosas…

Pasó José (risas), le gustaba el grupo, el sonido. Antes teníamos un guitarrista y una sola batería, ahora José toca el bajo y llevamos dos baterías, sin guitarra. Hemos querido mantener la agresividad del punk, José tocaba el bajo y a partir de ahí se adaptó.

En la obra que hicimos (el grupo compuso la banda sonora de “Indigestión”, una pieza teatral ideada por Raquel Eidem) también sonaba a Blooming, la gente que conoce el sonido lo puede reconocer. José era fan de Blooming, echaba en falta ese rollo en aquella pieza y trató de aportar respetando eso auténtico que los hacía diferentes.

Blooming Látigo

La propuesta de la banda se termina de entender al ver un concierto en vivo.

Pero es raro porque es una banda que damos lo mejor de nosotros mismos en directo pero casi no tocamos en directo. Damos show, pero instalar dos baterías, sonorizarlas…

Estamos un poco dispersos, pocas ofertas de tocar en vivo, trabajos, hijos. Y eso que nosotros nos adaptamos a lo que hay. Hemos tocado en bares y en locales pequeños. No hay mucha demanda para este tipo de música.

Con un grupo de personas fascinadas por ustedes participé en un debate sobre: “¿en qué idioma cantan?”

Ingles, español… inventado. Sucede que el inglés es la lengua materna de Xavi.

Todos estábamos de acuerdo en que no era un grupo español cantando en inglés.

Xavi improvisa, a veces no canta nada, para él lo natural es el inglés y pasa de un idioma a otro sin ningún tipo de problema. De aquí en adelante nos estamos planteando una evolución pero hasta ahora la voz era un instrumento más de percusión, una caja de ritmos. También buscamos que el texto sea adecuado, con humor negro, tocando temas político-sociales.

Tenemos un tema en el que con un clásico de la música negra hacemos un juego de palabras entre soy un obrero y soy un masturbador. Una letra súper guapa que dice que masturbarse está guay.

Blooming Látigo Blooming Látigo

Busqué en Internet grupos con dos baterías para ver que salía y lo que más aparecía era gente preguntando por grupos con dos baterías.

(Risas) Era la meta –búsqueda.

Hay muchos, grupos clásicos, que van con dos baterías pero en el concepto de batería grande, de amplificar el sonido. No es lo mismo dos bombos a la vez que uno solo. Pero en nuestro caso no es solo una base más potente. El 80 % de los arreglos y los ensayos son por las dos baterías.

Todo en el grupo parece buscado. Háblenme de la parte estética, de las ilustraciones.

Eso es mérito de Gonzalo que aunque no tocara la batería y solo se dedicara a la ilustración, sería un Blooming porque interpreta perfectamente el espíritu del grupo. Mucha gente relaciona su arte y lo que hace con la droga y los alucinógenos, pero sus dibujos vienen del cómic underground, de la psicodelia. Es un lujazo tener el ilustrador perfecto como parte de la banda, es capaz de captar la esencia del grupo. También hay un concepto con los colores, el diseño y el mensaje, relacionado con el rollo semántico. Diseña e ilustra todos los carteles de nuestros conciertos, cada uno es mejor que el anterior.

Gonzalo Santana

© Gonzalo Santana

Gonzalo Santana

© Gonzalo Santana

El próximo día 13 tocan en este mismo lugar (la librería “Un gato en bicicleta”) ¿veremos un formato diferente?

El cuerpo sonoro es demasiado para el lugar así que nos versionamos a nosotros mismos con otro formato. La versión estándar es bajo y dos baterías pero vamos incorporando lo que nos gusta, si nos cuadra un piano lo metemos. Queremos hacer más cosas, no descartamos un disco con cuatro bajos siempre que tenga sentido musical, aprovechando que los cuatro tocamos ese instrumento. Lo de incorporar un piano no lo dijimos porque sí, conocemos una pianista que toca y puede entender nuestra música y el rollo rítmico. El caso es que no hay nadie diciéndonos qué hacer y podemos hacer lo que queramos. Hay personalidad en lo anárquico, pero sin presiones. No hay un líder.

¿Se plantean recorrido a largo plazo o piensan en el próximo concierto?

Vamos día a día. Tenemos pensado un disco largo para febrero pero estamos abiertos, sin prisas, dejamos que fluya. Nos gustaría vencer la barrera psicológica del segundo disco. Muchas bandas que nos han encantado sacan un disco y ya está. El disco está compuesto, estamos ensayando. Seria guay contrastar esta conversación después, para ver que pasó…

¿Cómo se plantean la composición de los temas?

José hace todo y no hay problema, nos adaptamos. En el anterior disco solo había un tema con letra, el resto eran cacofonías usando la voz como instrumento. Incluso la voz la mezclamos bastante baja para que la música sea el mensaje. Hasta intentamos un idioma africano para ver si salía algo, pero no se pudo.

Blooming Látigo

A Sr. Chinarro le preguntaron dónde están las canciones y dijo que en las letras, pero la propuesta de ustedes es otra.

Quizás porque es lo que él puede cantar (risas). El sonido afecta al humano más allá de la simbología que vaya atada al sonido. Para nosotros lo más importante es la sinergia entre los cuatro. Ahora, de mayores, hacemos “Macarrismo elegante”. Por la música que hacemos la gente espera piercings y crestas de colores, pero no, llegamos nosotros, porque el mensaje es la música. Los momentos de letra son abiertos y rítmicos.

Somos “punkys” de verdad. El punk entendido como desafío va cambiando, no es llevar tal ropa, porque la ropa cambia con el contexto histórico. Si nos fijamos en esos detalles, decir punk es decir nada. Las etiquetas en Blooming son motivos de broma. Incluso un amigo nos define como banda de Dead metal.

O de Mad rock.

Hay mil etiquetas, pero por ejemplo nadie sabe lo que antes dijimos: que también hemos hecho bandas sonoras.

¿Qué escuchan en la intimidad? (No digan Julio Iglesias)

(Risas) La cosa está en los clásicos que en su momento fueron vanguardia. Por eso decíamos de la coyuntura. El nuevo Jimmy Hendrix no copia a Jimmy Hendrix. Lo que me gusta del grupo es que cabe todo y no veo tope, cualquier disco puede entrar. Los viajes a Madrid son alucinantes porque compartimos la música que vamos descubriendo. Música de Kuala Lumpur, rock progresivo, Charlie Parker…

Algunos vamos a la opera dos veces al año y lo flipamos. A José le gusta The Cure y a Borja no, y lo vivimos con orgullo. Los cuatro somos melómanos a tope. Siempre nos pasamos música, y compartir música a otros niveles es difícil. Es un privilegio no solo tocar juntos sino además compartir la música.

Blooming Látigo

¿Qué buscan en un directo?

Algo que nos llena de orgullo y satisfacción (risas) es que para gente cañera somos raritos y para los raritos somos cañeros. Rompemos prejuicios o etiquetas. Si alguien que escucha Amparanoia nos dice que le encantamos nos flipa. Nos gusta conectar y que no te deje indiferente. Se puede dar caña de otras maneras, exige una evolución. Alguno va a un concierto de Blooming y lo que le llama la atención es a Xavi andando con las manos, nos parece de puta madre, porque forma parte del rollo. Cada pieza está en su sitio. La gente viene y se desprende esa energía. Una vez una periodista vino a decirnos en un concierto que ella era “popera” pero nos vio y le gustó porque le gustaban las baterías y aquí hay dos.

Del público esperamos que se ponga eufórico y se lo pase pipa y terminemos colegas. Nos ha pasado tener público hiper intelectual que se dedicó a analizar todo y no se dejó llevar. A nosotros nos gusta la música, tocar juntos y disfrutar, tenemos que tener recursos como músicos para sacar el concierto adelante, no somos esclavos de la condiciones técnicas. Si tocamos en un bar y los bombos están enterrados o si la voz no se escucha, tiramos de recursos físicos, si falta algo tiramos de carácter.

¿Cómo hacen los arreglos de batería?

Entre los dos lo ponemos en pie, a veces uno hace base y otro los adornos y luego cambiamos, pero ahora estamos más compuestos. De hecho hay un tema que no podemos tocar en directo por su complejidad.

Llevamos lo humano al extremo. En ese tema se acentúan en tiempo impares. Algunos temas son como una especie de juegos matemáticos. En el estudio de grabación La Mina, Raúl escuchaba con cara de “¿qué es esto?” y la quinta o sexta toma dijo: “Es un puzzle. Ahora le veo el sentido”.

Blooming Látigo

¿Son dos baterías diferentes?

La forma de reaccionar es distinta. Subjetivamente hay una pegada más Gonzalo y una más Borja. Un colega dice que Borja te levita y Gonzalo te asienta y te pone en tu sitio. Si tuviéramos el presupuesto de Metallica quizás también serían instrumentos diferentes.

Son diferentes pero cada día más los sentimos como los dos baterías perfectos para esta banda. Es muy interesante ver como interactúan, y son muy buena gente. El rollo humano es esencial, técnicamente tocan bien pero el lucimiento está de lado en función del grupo, no hay egos.

Al verlos tocar tuve la sensación que trabajan uno para el otro.

Como baterías, recomendaríamos a los baterías que si tienen la posibilidad, tocaran con otro. Es interesante, didáctico. Se aprende mucho. No nos convertimos en una batería más grande sino que aportamos matices, distintos ritmos y timbres a la vez. No entenderíamos a Blooming sin dos baterías. Somos “mártires del compás” y la vertiente percusiva de la batería es algo más que simple machaque, es una mini orquesta de percusión. La vertiente percusiva, te levita a una dimensión de efectos, redobles. Experimental se le llama a lo que no se entiende, animarse a proponer algo concreto no es un experimento. Nunca diríamos que somos experimentales, no hay nada arbitrario ni al azar.

También dice el escritor Alejandro Dolina que prefiere ser vencido con sus amigos que triunfar con desconocidos. Es cierto que la música de Blooming Látigo se parece a ellos, son tipos inteligentes, unidos por el amor a lo que hacen y eso les da la valentía para romper límites y hacer lo que les gusta. Eso, en una sociedad como la nuestra, es puro punk.

___________________

(*)El término inglés “punk” tiene un significado despectivo que suele variar, aplicándose a objetos (significando “basura”, “suciedad”) o a personas (significando “vago”, “despreciable”, “sucio” o, también, “basura” y “escoria”). Se utiliza de forma irónica como descripción del sustrato crítico o descontento que contiene esta música. Al utilizarlo como etiqueta propia, los “punkies” se desmarcan de la adecuación a los roles y estereotipos sociales.

(**) La experimentación es una etapa del método científico en que se trata de relacionar una causa y un efecto para verificar una hipótesis.

Podéis escucharlos aquí:

http://bloominglatigo.bandcamp.com/

Ilustraciones Gonzalo Santana:

http://lostentaculos.tumblr.com/

 

Comentarios

comentarios

Tags: , , , , , , , , ,

No comments yet.

Leave a Reply

180702_212302_MaasaiMagazine_MiguelJimenez_LisandroAristimuno

Lisandro Aristimuño, de la Patagonia al Valle del Guadalquivir

Suena el último acorde y el sonido tarda varios segundos en absorberse. Un pequeño silencio separa la sonrisa del artista […]

180429_180317_MaasaiMagazine_MiguelJimenez

La comadre te da el ‘Coñazo’

En la movida, instalación audiovisual –llámalo como quieras– imaginada por la creadora y actriz Verónica Morales para el feSt 2018, […]

Pau Garciģa_Maasai magazine_20web_940x627

P. García, J. Planas “El Diseño es una commodity de occidente”

Corría el año 2014 cuando Intel afirmó que en 2020 existirían más datos digitalizados que estrellas en el universo conocido. […]

170221_211644_AnnaJonsson_MaasaiMagazine_MiguelJimenez

Anna Jonsson. Mujeres que representan a la Humanidad

A veces los planes no salen como pensábamos y es la propia vida la que va cambiando el rumbo de […]

180202_115242_Prexton_MaasaiMagazine_MiguelJimenez

Buscando el sentido de la vida y el Universo con Prexton

Según La Guía del autoestopista galáctico (Douglas Adams, 1979)  un grupo de exploradores de una raza de seres pandimensionales e hiperinteligentes construyen Pensamiento […]

Paula Bonet_Masaai Magazine_25_940x627_

Paula Bonet, “Todo acto creativo es un acto político”

Hemos estado con la pintora, ilustradora y escritora Paula Bonet. Y, sin darnos cuenta, nos ha ido contando un relato, […]