Happy Place Records, «Discos que te atrapan, ese es el norte que seguimos»

Texto: Alfonso Barragán // Fotos: Miguel Jiménez

«Cuando esos decorados grises, pesados, se empiezan a agrietar, la luz que se cuela por entre las rendijas es la de Happy Place. Y quien mire por esas grietas nos verá trabajando, tirados en la hierba». Con esta cita se definen los chicos de Happy Place Records y puedo asegurar que es totalmente cierto. La primera […]

Happy Place Records

«Cuando esos decorados grises, pesados, se empiezan a agrietar, la luz que se cuela por entre las rendijas es la de Happy Place. Y quien mire por esas grietas nos verá trabajando, tirados en la hierba». Con esta cita se definen los chicos de Happy Place Records y puedo asegurar que es totalmente cierto. La primera vez que supe de ellos fue en Nocturama, conocí a Laura, bajo unos 40ºC en una tarde infernal de agosto en Sevilla. Habíamos cerrado con ellos una entrevista a Pelo Mono y acabamos haciendola tirados en la hierba, a la espalda del CAAC, «quien mire por esas grietas nos verá trabajando, tirados en la hierba».

Happy Place Records está formado por Laura Lizcano, coreógrafa y bailarina, directora de la compañía de danza contemporánea Bikini Ducc; Paco Lamato, productor musical, guitarrista y jefe de producción de cine y televisión; y Joaquín Aneri, realizador de televisión, publicidad y videos musicales.

Nos fuimos hasta sus oficinas y estudio de grabación, en un polígono industrial de cuyo nombre no quiero acordarme, un decorado gris y pesado. Allí, al final de una calle, tienen un rincón agradable, lleno de instrumentos, de monitores, teclados, mesas de mezcla… Todo desprende calidez, todo desprende música.

Y de repente, cumplís cinco años.

Dicen que la prueba de fuego en los negocios son los dos primeros años y, si en esos dos primeros, no encuentras rentabilidad, tendrías que replantearte tu actividad. Si hemos pasado esos dos años y vamos a por los cinco, te aseguro que rentable económicamente no es, pero sí sentimentalmente. Ya es una meta superada.

De dónde venís, cómo os conocéis, cómo decidís montar un sello…

Nos conocíamos desde los 90 (Joaquín y Paco) y siempre habíamos tenido relación con la música, (Paco es músico y Joaquín tenía una productora audiovisual y un estudio de grabación en Córdoba). La música siempre ha sido nuestro leitmotiv. Hemos tenido siempre esa vinculación, a eso sumamos que los dos hemos trabajado en televisión, así que coincidimos dos cordobeses en Sevilla, a lo que se unió Laura, que también es de Córdoba. Todo empieza a surgir un poco por el hastío que sentíamos por lo que pasaba con la música, que no se editaban cosas underground o alternativas aquí en España. Por ese entonces Paco tenía una banda, Bikini Red, y estaban produciendo el disco en su casa. Armamos un sello y sacamos el disco de Bikini “If you love me, get out”. Ahí empezó todo, aunque al final no fue este disco el primero que se sacó sino el de Lovely Rita, luego vino el de Bikini Red. Fue una excusa por montarlo pero poco a poco, casi sin darnos cuenta empezamos a crecer.

Empezamos como aficionados a la música a ir a conciertos y a partir de ahí nos apareció el gusanillo. Ni mucho menos era una intención primera, ni crear una discográfica como tal sino grabar discos, y ya que lo tienes grabado pues lo mejor es moverlo. A partir de ahí, la mejor manera era montar el propio sello porque nadie apuesta o apostaba por ese tipo de música.

Happy Place Records

¿Cómo ha evolucionado el proyecto, se parece a lo que teníais en la cabeza?

Honestamente nunca hemos tenido un proyecto muy homogéneo. Los sellos independientes tienen un estilo muy marcado, como un catálogo muy definido. Si echamos la vista atrás en esto cinco años, que la verdad se nos han pasado volando, lo que nos distingue es que nos basamos en la calidad o en el entusiasmo que desprenden los discos que te llegan. Está claro que desprendemos rock&roll, tampoco es que hagamos techno-pop, pero abarcamos bastantes estilos. De hecho, editamos a Sorrounders que hacen bluegrass, o por ejemplo lo que hace John Fitzgerald, aunque para nosotros tienen mucho en común, no deja de ser música underground y un producto bien hecho. Discos que te atrapan, ese es el norte que seguimos. Nos diferenciamos de los sellos indies o alternativos en que quizás no estemos tan encasillados en un género. Si nos gusta un disco, lo sacamos.

Esto, en definitiva, es como tu propia lista de reproducción en la que no tienes siempre lo mismo, no se podría soportar. Tienes que ir evolucionando. Los grupos tienen una línea diferente y muy loca, desde Pelo Mono a Miraflores pasando por Cabeza Fuego. Sobre todo son músicos, son artistas.

¿A cuántos artistas o cuántas referencias tenéis editadas hasta la fecha?

10 artistas y 12 referencias. No están todos en activo a la vez. Tampoco nos ponemos unas fechas muy definidas de edición, antes sí que las discográficas se imponían unas fechas muy marcadas para sacar disco, por ejemplo Navidad, luego en verano. Nosotros no nos marcamos esas fechas, ni tampoco los formatos, de hecho pensamos que tampoco tiene que tener un disco siempre 12 canciones, pensamos que puede haber proyectos más volubles y sacar dos discos de seis canciones por ejemplo. En eso también estamos adaptándonos, a lo que el entorno y la música demanda.

Somos un poco anárquicos. Lo bueno, y sobre todo ahora, es que nadie tiene la fórmula perfecta para que un disco funcione. Hay tan pocos canales de promoción que al final eres tú mismo, con tus propios medios y tu propia estrategia la que tiene que sacar esto adelante.

Happy Place Records

¿Cuál es la procedencia de las bandas y artistas que editáis? ¿Ámbito andaluz, nacional, internacional?

Pues de donde surge, hay muchos de Andalucía porque es donde estamos pero también está John Fitzgerald que es de París. Tenemos contactos con bandas de fuera y estamos viendo la posibilidad de intercambiar grupos entre discográficas independientes. La procedencia es ahora mismo la más cercana pero no nos consideramos un sello de grupos andaluces. La meta es sacar nuestros grupos fuera y traernos grupos de fuera que nos gustan. Ya hicimos un experimento con Pelo Mono y queremos repetir la experiencia.

Creemos que ha llegado el momento de ampliar el catálogo y exportarlo fuera. Hay mercados muy interesantes como el latinoamericano, que aquí no siempre se ha mirado muy bien, y que empieza a tener sellos discográficos y promotores que sacan unas cosas súper interesantes. Además tienen una industria mayor que la que tenemos aquí, hay que salir e intentar estar donde hay negocio y donde hay mercado. Además las bandas que tenemos en el sello son muy “exportables” a ese mercado. Ese es el trabajo que estamos haciendo ahora, intentar colocar discos y trabajo allí, es nuestra meta ahora, a ver si somos capaces.

Ya que tenéis un artista de fuera, contadnos un poco esa experiencia con John Fitzgerald.

Pues una experiencia muy buena. Ya habíamos trabajado con el cantante anteriormente, cambió de banda y ahora tiene otro proyecto, The Fitzgeralds un proyecto algo más rockero. Su idea es venir a España a tocar en festivales. Ahora saldrá en Francia el largo. La experiencia es muy positiva, trabajar con un grupo de fuera, son muy profesionales, tienen allí contactos, todo eso suma y nos sirve para expandirnos.

Happy Place Records

Igual o incluso más que el resultado final, a nosotros nos apasionan los procesos creativos que llevan al artista a la ejecución de una obra, en vuestro caso ¿cuál sería vuestro proceso de selección, cuál es el proceso que recorréis a la hora de apostar por unos u otros?

Siendo sinceros, ¿qué es lo que nos gusta a nosotros? Pues producirlo nosotros mismos y entrar en el proceso creativo desde cero, eso es lo que realmente te emociona y por lo que hicimos el sello. Luego es verdad que te llegan cosas que están de puta madre y si puedes sacarlas pues bien. Pero realmente la que más nos apasiona, y lo compartimos los tres, es ver una banda o un compositor que tienen cosas de puta madre e intentar ayudarle en todo el proceso creativo, desde la producción del disco, el diseño del álbum, estar con ellos durante todo el recorrido. Eso es lo que te llena el alma, como el trabajo con Pájaro, que lo empezamos desde cero, pero no quita que te lleguen discos como el de Miraflores, que están grabados en otro estudio, que están de puta madre, y que podemos sacarlo y trabajar con ellos.

Además en las oficinas del sello contáis con un estudio de grabación, ya habéis comentado que Miraflores no ha grabado con vosotros, ¿el resto de artistas sí?

No, no. Pelo Mono y Fitzgerald tampoco, el resto sí.

¿Contáis con más gente trabajando aquí?

No, somos nosotros tres y si de vez en cuando hace falta algún técnico, pues se contrata. Sobre todo para las Happy Place Sessions. Pero a la hora de la comunicación y de todo lo demás, nos encargamos entre los tres.

Ya que las nombrais, ¿de qué se tratan las Happy Place Sessions?

Son unas sesiones de video que grabamos aquí con sonido directo. Ahí si contamos con un equipo de cuatro cámaras, con operadores y técnicos.

Si no me equivoco, editáis todo en vinilo.

Esa es la intención. Es verdad que hemos ido a eso, en principio fue en CD, las primeras cuatro referencias fueron en CD porque en aquella época, aunque solo han pasado cinco años, parecía que existía pánico al vinilo todavía. En estos últimos cinco años el vinilo ha sido un reflejo de lo que nos ha pasado a nosotros, no es que haya de repente un boom del vinilo sino que no ha parado de crecer en este tiempo respecto a otros formatos. Por ejemplo la venta online ha caído, todo el mundo veía el futuro en iTunes vendiendo canciones y ahora el futuro en digital es el streaming. El CD está prácticamente muerto y nosotros, por ejemplo, vendemos más vinilos que CDs, siendo incluso más caros.

Con el vinilo pasa que no es una cuestión ya de precio sino que es más bonito, es aquello del objeto deseado, tiene esa cosa de que parece una obra de arte, nosotros además tratamos de cuidarlo mucho, no hacemos tiradas muy grandes. Si es verdad que es algo más exclusivo, no tan industrial. Es que hay gente que se compra el vinilo y no tiene reproductor de vinilo. Al final es algo fetichista, algo artístico. Además tienes el código de descarga para formatos digitales.

El CD es o era un formato de mierda que cuando nació nos vendieron la moto, y creo que es de los peores inventos para la música, ha sido nefasto junto con el MP3, por calidad de sonido y por aquello de poder compartirlo tan fácilmente, pilló a todo el mundo descolocado. El tema de la compresión para que suene en MP3 es una aberración, te pegas un año entero trabajando, comiéndote la cabeza y grabando para que el sonido sea el que tú quieres, para que luego un chaval lo oiga en el móvil por los altavoces. ¡Ahí el bombo no se va a oír en la vida!

En cuanto al diseño de los vinilos, ya sean ilustradores, artistas, fotógrafos… ¿los buscáis vosotros, os los recomiendan, las bandas se dejan aconsejar?

Intentamos llegar a un acuerdo siempre, en el caso de Pelo Mono tenían muy claro como querían la portada, que es de Beatriz Sánchez. Y en el caso del interior, el diseño es de un ilustrador polaco, Mikolaj Kownacki, que vive con uno de ellos. Además cuando lo vimos no podíamos decir ni mu, solo nos quedaba callarnos y aplaudir. Así que en este caso de Pelo Mono, el tema del diseño ha venido por parte de la banda. Otras veces, como en el caso de Mik Baro, que hizo el disco de Pájaro, no lo conocíamos pero nos gustaba su trabajo y nos pusimos en contacto con él. Hemos contado con Carlos Ortega que ha hecho el artwork del disco de Miraflores y se ha unido Jess García que ha trabajado haciendo un cartel para ellos (Miraflores) también, y está con alguna que otra sorpresita.

Happy Place Records

Volviendo al fetichismo del vinilo, ¿os habéis planteado editar alguna cinta de cassette?

(Risas) Se nos había ocurrido antes de los vinilos incluso. Porque pensábamos que tenía más salida como fetiche, casi más que los vinilos pero lo descartamos por idea demasiado loca. Pero ahora estamos viendo que no es una idea tan loca, de hecho, Burguer Records lo está haciendo. Fue una idea que tuvimos como promoción pero que quedó ahí, volveremos a plantearlo.

Con lo bonito que era grabarle una cinta a la chica que te gustaba. Ahora se mandan playlist de Spotify, eso no es romántico.

El futuro es el vinilo y el concierto.

El directo. El vinilo no es el futuro, es el presente. Es lo que se mantiene y esperemos que se mantenga, o veremos a ver que es lo que viene, porque ahora también pasa que el vinilo está de moda. También estamos viviendo una época en la que se hablan de cifras ridículas. El último vinilo de Jack White ha vendido 40.000 copias, que para un tío como Jack White que está en TV, radio, cine, es una puta mierda, pero tal y como están las cosas, es muchísimo. Eso si lo comparas con lo que vendían en los años ochenta.

Quizás el error es que seguimos comparando, no podemos pensar que volveremos a esas cifras. Ahora se consume muchísima más música y volviendo a las cifras, en EE.UU el formato donde más música se consume es Youtube, ni Spotify ni iTunes. Eso se irá mejorando, la música se irá escuchando mejor y el futuro irá por ahí, y cobrándole (ojalá) a las compañías telefónicas una especie de derechos de autor.

Crisis siempre ha habido, pero no en la música, sino en la cultura. Y si encima tienes un Ministro de Cultura que tiene la poca vergüenza de menospreciar la cultura, y no solo hablamos del actual, sino todos los que han pasado por ahí. No podemos quejarnos de la piratería, si tú no tienes un pavo y tienes un disco que puedes descargártelo gratis y en otro sitio te cuesta 20€, te lo vas a pillar gratis. La cuestión está en que pongas los medios y políticas adecuadas para que no te cueste 20€. Un ejemplo claro es el día de La Fiesta del Cine, las películas se exhiben a 3€ y hay colas en todos los cines, en cambio, a 8 pavos, no va nadie. Hay pruebas. Con la que está cayendo un disco por 20€ es una barbaridad y políticamente hay fórmulas  para que la cultura se pueda mantener y no sea del todo subvencionada.

Todo esto nos ha vuelto a hacer las cosas con más cariño ya que el valor económico no está, todo es más artesanal, hecho con más pasión y devoción ya que no se gana pasta. Y lo que está provocando es encontrar cosas con mucha calidad.

¿Qué historia hay detrás del perro de vuestro logo?

(Risas) Seguimos peleándonos con eso. No hay mucha historia, queríamos un imagotipo cuando empezamos y nos gustaba mucho el tema del perro, el bullgdog francés, no tiene ninguna connotación más allá de que nos gustan los perros y nos apetecía tenerlo más que poner un vinilo que era lo fácil.

Happy Place Records

Soñemos un poco. Decidnos vuestra ciudad favorita ya sea para vivir, trabajar o ambas cosas.

(A estas alturas de la entrevista, Laura ya no estaba, tuvo que marcharse a una reunión así que nos quedamos sin saber su ciudad ideal. Cuando la vuelva a ver le pregunto y os lo cuento.)

Paco: Si imaginase donde tendría el estudio y donde trabajaría te lo iba a decir cerca, Cádiz. No me pido ninguna isla desierta, creo que Cádiz tiene casi todo lo que necesitaría para poder trabajar en música. Además aúna trabajo y calidad de vida, cuanto más viajo me doy cuenta de la calidad de vida con la que contamos aquí.

Joaquín: Yo me voy a Cádiz con él.

Este año en el Monkey Week, en el Puerto de Santa María, tuve la suerte de poder estar en la casa que alquilasteis junto con Gibson, donde hubo conciertos, buen ambiente y unos potajes caseros que quitaban el sentido. Contadnos un poco sobre la famosa “casa de Happy Place”.

Este año la hemos compartido con Gibson pero la idea parte de Happy Place el año pasado. Lo hicimos solo un día y para este año gracias a la colaboración de los amigos de Gibson hemos podido hacerla durante dos días, y esperemos que se mantenga como escenario. El experimento ha vuelto a salir bien y ojalá se siga repitiendo.

Nos gusta hacer fiestas de ese tipo, llevamos tres años haciendo una en Ronda, para unas 600 personas en unas bodegas y ahora el próximo 26 de diciembre la fiesta del 5º Aniversario de Happy Place, aunque esta la haremos en la Sala X de Sevilla. Nos gusta el rollo de hacer fiestas en entornos singulares, es una cosa que te impide crecer por el aforo pero tiene ese lado familiar muy agradable e interesante. Es una experiencia muy bonita.

Happy Place Records

¿Un disco que os gustaría editar?

Nos hubiese encantado sacarle el disco a Chencho Fernández, nos parece un discazo. Pero nos encanta que haya más sellos y que un sello amigo como es FunClub Records le saque el disco a Chencho, nos parece fabuloso. No nos planteamos esto como competencia, nos alegra. De hecho, en el Monkey Week, la mayoría de bandas y artistas que pasaron por “la casa” no eran de nuestro sello.

Lo más frustrante es no poder hacer todo lo que quieres, hay tantos grupos, hay tantos discos que escuchas y dices “me cago en la puta podríamos haberlo sacado nosotros” , pero es lo normal, no podemos sacarlo todo, ojalá.

Después de estos cinco años y aunque suene un poco grandilocuente, ¿qué creéis que habéis aportado al mundo de la música?

Hemos aportado nuestro estilo y las ganas de hacerlo. No nos arrepentimos de ninguno de los discos que hemos hecho, y los discos son para toda la vida. Si echamos la vista atrás, el hecho de que hayamos podido publicar cosas que la gente no quería o no se atrevía a publicar, es una satisfacción. Firmaríamos otros cinco años igual con los ojos cerrados.

Podéis encontrar su web aquí: Happy Place Records

  • Happy Place Records

Tags: , , , , , , , , , ,

No comments yet.

Leave a Reply

2016_MonkeyWeek_FP100c_7_ig

Monkey Week en fotos

Este año se celebra la décima edición del Monkey Week, un festival de música que los maasais hemos tenido la […]

ellinchamientodigital

Usar las redes, caer en las redes

  Basilio Baltasar (Ed.). El linchamiento digital. Acoso, difamación y censura en las redes sociales. JotDown Books. 181 pp. «En […]

181010_181024_MaasaiMagazine_MiguelJimenez_PedroAlvarez

Pedro Álvarez Molina, documentalista de “La Peste”: Sevilla era Nueva York.

El año pasado, una serie ambientada en Sevilla sacudió nuestras pantallas. Más allá de un guión hipnótico y excelentes actuaciones, […]

Cartas renovadas_maasaimagazine

Colón: el fin como comienzo.

Cristóbal Colón. Cartas renovadas. Edición a cargo del colectivo Fut i Makak. West Indies Publishing Company. 130pp. Han pasado más […]

IMG_20180918_154825_MaasaiMagazine_ElTruco

El difícil arte de tomar decisiones

El difícil arte de tomar decisiones Víctor Barba. El truco. West Indies Publishing Company. 150pp. Todo el mundo ha pensado […]

LosNInosInvisibles_foto_MaasaiMagazine

El camino y las migas de pan

El camino y las migas de pan Bernardo Ortín. Los niños invisibles. Historias ilustradas. Jot Down Books. 147 pp. ¿Quiénes […]