Aurora and the Betrayers, «Todos somos un poco traidores»

//

Vamos a ir al grano y dejarnos de pamplinas. El talento y la creatividad no siempre es un camino de rosas. Fame costs (ya lo decía la profe de Fama) y yo me he propuesto conocer los intríngulis de esa honestidad que se necesita para dar giros en la vida, para expresar lo que se […]

Aurora and the BetrayersVamos a ir al grano y dejarnos de pamplinas. El talento y la creatividad no siempre es un camino de rosas. Fame costs (ya lo decía la profe de Fama) y yo me he propuesto conocer los intríngulis de esa honestidad que se necesita para dar giros en la vida, para expresar lo que se tiene que contar, las luces y las sombras, las verdades y alguna que otra betray (traición). La elección no pudo ser mejor: Aurora García.

La primera vez que la escuché pensé que era negra. Primera Traición. Lo siguiente que descubrí fue que esta voz y ese inglés que cantaba tenía denominación de origen “M”. No M de Mississippi (Segunda Traición) sino del Madrid más castizo. En resumen, atónita pensé: I can’t believe it!

Tras años haciendo del soul un baile sin fin con Freedonia, Aurora dio el paso. Se arriesgó para buscar una nueva vía de expresión menos cristalina. Y se buscó la banda perfecta: Los Betrayers.

Abrían el Viernes 7 de Noviembre la programación musical del Festival de Cine Europeo de Sevilla 2014 así que con nocturnidad y alevosía nos plantamos en el Café del Casino durante su prueba de sonido en la que nos regaló, casi a traición, una versión del tema central de Pulp Fiction.

Y al escucharlos, ya unidos en santa comunión, me pareció una verdadera True Story, de esas que nacen de las tripas y llegan al corazón.

¿Cómo, por qué y cuándo surge Aurora & The Betrayers?

Es una historia corta pero larga al mismo tiempo. Todo fue muy por sorpresa porque como sabréis yo empecé con Freedonia. Llevaba con ellos cinco años y por circunstancias de la vida, por no entendernos en determinados aspectos, tuve que seguir mi camino.

Conocí a Sietepulgadas Records que es una productora de música con los que previamente había hecho un par de canciones hace tiempo. Al quedarme sin banda les llamé a la puerta a ver si querían montar algo. Al principio todo el mundo se echó las manos a la cabeza, pero al final dijeron: bueno, nos ponemos, pero nos ponemos a saco. Y mira, aquí estamos (risas).

Aurora and the Betrayers

Para los lectores de Maasåi Magazine que todavía no os conozcan ¿cómo os definiríais?

Estilísticamente yo creo que la banda tiene ese punto soul muy arraigado del cual derivan un montón de estilos. Pero yo no diría que es una banda de soul. Más bien, si le quieres poner una etiqueta, yo diría soul-rock.

Hemos querido sacar un lado más oscuro y no solo el lado feliz de lo que yo venía haciendo, que era muy happy. Ese punto más oscuro a mí también me gusta… y ellos (The Betrayers), además de controlar la música negra, tienen un punto muy ecléctico.

Cuando me junté con ellos era una época oscura y eso ha hecho que la banda haya arrancado con esos tintes más rockeros que también me gustan mucho. ¡Yo soy una rocanrolera de toda la vida!

¿Y ese toque oscuro tiene algo que ver con el nombre de la banda, The Betrayers (Los traidores)?

Sí, bueno, era un poco la mezcla del concepto, la banda, la estética, el nombre, el cómo se creó, el cómo estaba yo en ese momento, etc. Era una época oscura de mi vida y de ahí surgió. También me gustó el concepto, en general, de algo más profundo. No tanto para que el público baile en los conciertos, sino más de introspección, con una composición y letras más reales, que cuentan más cosas de mi vida. Fue un poco más por ahí la cosa.

¿Se puede decir entonces que tiene un punto autobiográfico?

Sí. Antes de juntarme con los Betrayers yo era como una ciénaga terrible, pantanosa y maloliente, pfffff, chup, chup. De ahí surgió un poco todo el tema de las letras.

Aurora and the Betrayers

¿Y ahora entonces te ves en ese mismo estado o ha habido un cambio, una evolución?

Yo soy muy positiva, dentro de que también soy muy consciente de que lo paso mal y no tengo ningún problema en expresarlo en las canciones o hablando. Pero sí es cierto que he superado un poco esa etapa, aunque sigo sintiendo de verdad todas las canciones que estoy cantando.

Luego llegará un momento en que saque un segundo disco, cuente otras historias y ya las anteriores queden atrás.

La verdad es que cuando yo empecé componía sin más. Luego ya con el tiempo vas madurando y te das cuenta que es una forma de expresarte, de sacar tus demonios. Claro que muchas veces te resignas y te dices: me gustaría escribir de lo que me está pasando, pero no puedes. No puedes, no debes y muchas otras cosas… Entonces dices: voy a contarlo de la única manera que puedo y me hace sentir bien.

¿Qué se siente al ver que alguien se identifica con lo que uno ha escrito y canta?

Todos queremos escuchar canciones que dices: joder, ahí me has dado. ¿Por qué? Porque estoy pasando un momento así.

Es un flipe. Cuando empiezas a cantar todo es muy efímero, pero de repente con el tiempo vas madurando, te van pasando cosas y te vas dando cuenta de que tu modo de vida es esto, ya no solo tu trabajo sino tu modo de expresión. Y darte cuenta de que tus canciones hacen sentir cosas a la gente, como a ti te ha sucedido con canciones de tus ídolos, es algo que impacta.

Y además es algo muy privado.

Yo creo que eso es lo más importante. De hecho, a veces es una pena, que como yo canto siempre en inglés, haya gente que no lo pueda entender porque yo en el fondo ahora me siento mucho mejor contando mi verdad que simplemente haciendo música para que la gente baile.

Muchas veces la gente me dice: es que ahora ya no bailo tanto. ¡Pues claro! es que la música no es solo para bailar. Pero bueno, la verdad es que yo siento que he aprendido un montón en este último año y eso no tiene precio.

Aurora and the Betrayers

Cuando estabas hablando de esa parte más oscura, me ha venido a la cabeza el título de vuestro primer álbum, “Shadows go away” (Las sombras desaparecen) ¿Cuéntanos algo más, qué apuesta habéis hecho en este disco?

Mira, si te digo la verdad, yo tenía claro que me iba a apoyar en los Betrayers y que ellos iban a sacar lo mejor de mí. Este disco para mí ha sido una novedad y una apertura enorme. Vivir la propia tensión de pensar qué esperará y pensará la gente que te conoce de otro ámbito. Yo sabía que iba a tener muchos desertores en ese aspecto, pero me gustaba la sensación del nuevo reto, del riesgo, de hacer algo que no controlo tanto; y, sobre todo, contando mis historias, que eran historias feas y jodidas.

El tema Shadows go away, que además era el single, era un poco el resumen del disco. Algo así como decir estoy un poco cansada de llorar las penas. Una especie de ya está bien, voy a pasar página con este disco y que pase lo que tenga que pasar.

La idea es haz lo que tengas que hacer, que piensen lo que quieran que yo estoy súper orgullosa del disco, del sonido, del riesgo y del aprendizaje. Así es la vida al final.

Comentas que ha habido desertores, pero ¿has ganado público?

Yo creo que sí. Es curioso que siempre te preocupe perder seguidores pero en este año y medio creo que he aprendido más que en muchos años de mi vida. Me he dado cuenta de que, por supuesto, la opinión del público cuenta —porque sin público no vas a ningún lado— pero también, como estoy en ese proceso de cambiar y arriesgarme, tampoco puedes estar pensando constantemente si a la gente le gustará. Sabes que hay cosas que obviamente funcionan, pero si vas siempre por ahí no te arriesgas.

Siempre quieres que la gente te siga y disfrute con tu música pero al final te ponen una etiqueta y la gente ya espera eso de ti. Y eso no siempre es bueno.

Aurora and the Betrayers

¿Y cómo haces para escapar de eso?

¡Todavía no he escapado! Oyes: Aurora García es una cantante de soul y la gente ve lo de Aurora & The Betrayers y piensa: mira una banda de soul. Y yo digo, bueno, no exactamente.

Pero es normal, la gente necesita etiquetar las cosas y saber lo que va a ver. La verdad es que es un tema que cada vez me preocupa menos. Pónganle el nombre que quieran, pero esto es lo que es y seguirá mutando y seguirá cambiando. Ese riesgo cada vez me gusta más.

¿Cómo sientes que estás segura de una canción? ¿Cuándo piensas “esta sí que sí”?

Pues es un proceso muy largo y muy complicado. A mí me sigue costando a veces porque yo he estado acostumbrada a hacer soul de los 60 y 70, blues, gospel y cosas muy puras. De repente me voy por otra línea de cosas que he escuchado pero que nunca he hecho en directo y me digo: no sé si esto me gusta tanto. Pero sí que me gusta, lo que pasa es que no lo he defendido antes y tengo que irme haciendo a la idea.

¿Se podría decir entonces que el tiempo va poniendo cada cosa en su lugar?

Claro. Es algo que le pasa a casi todo el mundo. Yo creo que nadie dice: he hecho una obra maestra.

Cuando haces un disco puede llegar alguien y decir que solo tiene un tema, que el resto es morralla. O de repente llega alguien y me dice: me flipa el tema ocho, me vuelve loca el tema dos, el mejor es el cinco… ¡Y a mí me gustan todos! unos más que otros, pero es todo ir pasando por ellos. El sufrimiento es aprendizaje.

Aurora and the Betrayers

¿Cuáles son los próximos pasos de Aurora & The Betrayers?

Vamos a hacer un bolo grande en Madrid porque llevamos un año sin tocar allí. Vamos a aprovechar también para hacer un lavado de cara en muchos aspectos: nueva imagen, nueva web, un videoclip nuevo, buscar nuevos festivales para el verano…

¡La banda ha arrancado y hemos hecho tantas cosas en tan poco tiempo que al final no nos ha dado tiempo a hacer en tan poco tiempo muchas cosas que tiene que tener una banda! (risas)

Hay que hacer vinilos, los CDs se nos han acabado y todas esas cosas que parecen tonterías pero que te llevan muchísimo tiempo de backoffice. Y sin dejar de buscar bolos. Es un no parar. Acabamos de arrancar y nos queda todo por delante.

Esta semana habéis dado el pistoletazo de salida a la programación musical del Festival de Cine Europeo de Sevilla ¿qué supone para vosotros?

Pues es muy emocionante. A mí me flipa el cine, me flipa Sevilla y sobre todo me gusta tocar en ambientes que no son propiamente salas de conciertos o festivales de música exclusivamente.

Me gusta conocer gente, tocar en sitios diferentes y sobre todo siempre te gusta que cuenten contigo en cualquier sitio a pesar del poco tiempo que lleva la banda. No deja de sorprenderme.

Ya que te gusta tanto el cine, ¿a qué peli te hubiera encantado ponerle la banda sonora?

Me flipa Tarantino, las películas de 007, me gusta ese rollo de cómic. Está bastante en la línea de Aurora & The Betrayers. ¡Sin City sería una buena opción! Además, nuestra portada se parece un poco a la estética de esta peli. Me gusta mucho este tipo de cine con fotografías muy particulares, sé que no tiene nada que ver pero es como el rollo de la película 300. Esa post-producción exagerada me encanta.

Estoy hablando por mí pero como somos más compositores en Aurora & The Betrayers creo que Tarantino es caballo ganador.

Aurora and the Betrayers

Aurora & The Betrayers tiene su denominación de origen en Madrid. Cuéntanos tu visión de del panorama musical allí.

Además de la capital de España, Madrid es la capital neurálgica de la música en todos los aspectos. Es la ciudad que más salas tiene, más música a diario, jam sessions, conciertos en un montón de salas a la vez todos los días de la semana… y eso es súper beneficioso para la escena.

Al estar en constante movimiento, emergen bandas. Con la crisis la gente cada vez está haciendo cosas más interesantes. Lo malo es que hay salas muy pequeñitas o muy gigantes. No hay términos medios que creo que vendrían muy bien, pero la situación es complicada porque las salas sufren acoso y derribo.

España es muy pequeña. Te tiras dando vueltas y de repente ya no hay donde tocar pero, desde luego, en Madrid es donde tiene que estar un músico.

Al hablar de salas, Madrid y Aurora García, llegamos sin duda al Café Central que está pasando unos momentos complicados. ¿Un mensaje para ellos?

Sobre todo les daría las gracias por tanto años de entrega, trato a los músicos y de pasión por la música. ¡Cuántas bandazas y musicazos han pasado por allí!

Desde mi ignorancia (porque no sé exactamente cuál es el motivo que les lleva a cerrar) me gustaría felicitarles por estos 30 años siendo la mejor sala de conciertos de Madrid. Y de España. Creo que es el único sitio que ha hecho esta labor por la música. Una pena.

El hecho de cantar en inglés y tener un estilo musical internacional hace fácil que a un tío de Wisconsin o a uno de Australia le guste lo que hacéis ¿os han ofrecido algún bolo fuera?

Aunque llevamos poco tiempo como banda hay gente interesada pero no es fácil. En España yo creo que cruzar el Pirineo es como irte a la Luna. En el resto de Europa parece que no hay fronteras. Conozco un montón de músicos que viven en Francia y se mueven a Suiza o a Alemania de normal. Y aquí en cambio es muy difícil salir. No sé por qué motivo, la verdad.

Hemos montado la banda con intención de vivir en España, hacer bolos en España pero por supuesto salir también fuera.

Después de tantos años de experiencia te das cuenta de que al hacer algo un poco más underground musical y culturalmente en este país, llegas hasta un punto y luego, ya fuera, se te puede ver de otra manera. Fuera hay más apertura musical y conocimiento, otro trato a las bandas. Pero por supuesto, nos quedamos en España.

Aurora and the Betrayers

En los festivales hay veces que cuesta encontrar voces o bandas completas de mujeres. Pero parece que la cosa está cambiando. Para muestra un botón: Aurora & The Betrayers abriendo la programación musical del Festival de Cine de Sevilla. Como profesional y como mujer ¿cuál es tu visión?

Yo creo que hay muchas mujeres aunque sigue habiendo menos que hombres. Yo creo que es una profesión arriesgada y la mujer por naturaleza tiende a lo seguro. He conocido a un montón de gente, chicos y chicas que dicen que la música es una locura, inestable…y que nunca sabes lo que va a pasar. Yo creo que es por eso, no porque no haya mujeres con talento.

Te propongo un juego. Yo te digo el nombre de dos mujeres y tú me dices las sensaciones, pensamientos, emociones que te sugieren…

Irma Thomas: Una de las glorias del soul que quedan en activo. Una de las voces más preciosas que hay. Tiene un carisma sin moverse del escenario. Cuando canta es magia. Yo la vi en Madrid hace poquito y me enamoró.

Janis Joplin: Pues me gusta mucho. No es muy típico ver una mujer blanca así de desgarradora, lo desaliñada que era. Me gustaba mucho esa época de los 70. Se da mucha importancia a la música negra pero ojo con el rock de los blancos: Janis Joplin, Joe Cocker… era otro sonido, otra cosa.

Nos hemos fijado mucho en esa época porque nos gusta. Esa mezcla del soul con el rollo del rock blanco. Fue una época explosiva.

¿Qué otros referentes tienes?

Tengo varios, pero el que creo que el mayor referente de toda mi vida es Tina Turner. Mavis Staples también que no se la conoce tanto pero me flipa.

Y muchos tíos como Sam Cooke, Led Zepellin…

Aurora and the Betrayers

Y hablando de música negra, también tienes una relación estrecha con el gospel. Cuéntanos un poquito sobre Gospel Factory.

Es un Coro de Gospel maravilloso en el que llevo 7 años metida. Siempre me ha encantado cantar en coro. Hay unos cantantes increíbles dentro, y el director, Dani Reus es un grande. ¡Si tenéis la oportunidad de verlo en directo es una maravilla!

Volviendo a Aurora & The Betrayers, como banda y como equipo ¿cómo es vuestro proceso creativo? ¿Cómo tomáis decisiones?

Hasta el momento ha sido todo súper rápido pero también es verdad que los miembros de la banda llevan toda la vida componiendo. Son músicos increíbles y con ellos todo es mucho más sencillo.

Ellos me saben sacar la esencia y yo de ellos he aprendido a ver por dónde van. Para mí era algo muy nuevo. Normalmente ellos me ponen una base, yo canto encima y a partir de ahí vamos todos opinando. Somos un núcleo bastante pequeño de composición (Víctor nuestro manager que es uno más de los Betrayers, Josué García —trompetista—, Martín García —saxofonista—, José García —guitarrista— y yo Aurora (entre risas) García). Y luego por supuesto todo el mundo opina.

¿Compones tanto letra como música?

Las melodías, los coros y la letra lo hago yo y luego también opino musicalmente. No soy de las que toco y hablo en notas, en sostenidos y en cosas técnicas. Sino en «tarará tarará» y con las ideas de viento «pipipapá pum pum»… ¡Luego hay que traducirlo! (risas). Nos encanta probar, probar, probar. Nos entendemos muy bien.

Ellos tienen la suerte de trabajar para gente que hace cortos, animación y tienen esa capacidad de ver una imagen y crear música entorno a ello. A mí eso me fascina y estoy aprendiendo muchísimo.

Aurora and the Betrayers

Para terminar, ¿le damos a vuestro grito de guerra: «let’s betray the world»?

Sí, yo creo que todos somos un poco betrayers. Todo el mundo se echaba la mano a la cabeza preguntándose qué significaba exactamente. Pero por las cosas que me han pasado a mí, por las decepciones….al final todos tenemos ese puntito: “Sí, soy muy bueno…pero sí, también miento”. Porque seamos un poquito malos a veces no pasa nada.

Y tras las palabras, la música. Salió al escenario con su melena rubia. Con un look entre replicante de Blade Runner y heroína de Sin City. Con toda la banda dispuesta a betrayear. Y sí, hubo una última traición: como risas en la lluvia.

Podéis encontrarlos en su web:

Aurora and the Betrayers

Por Susana Fernández Casla // Fotos: Miguel Jiménez 

Tags: ,

No comments yet.

Leave a Reply

2016_MonkeyWeek_FP100c_7_ig

Monkey Week en fotos

Este año se celebra la décima edición del Monkey Week, un festival de música que los maasais hemos tenido la […]

ellinchamientodigital

Usar las redes, caer en las redes

  Basilio Baltasar (Ed.). El linchamiento digital. Acoso, difamación y censura en las redes sociales. JotDown Books. 181 pp. «En […]

181010_181024_MaasaiMagazine_MiguelJimenez_PedroAlvarez

Pedro Álvarez Molina, documentalista de “La Peste”: Sevilla era Nueva York.

El año pasado, una serie ambientada en Sevilla sacudió nuestras pantallas. Más allá de un guión hipnótico y excelentes actuaciones, […]

Cartas renovadas_maasaimagazine

Colón: el fin como comienzo.

Cristóbal Colón. Cartas renovadas. Edición a cargo del colectivo Fut i Makak. West Indies Publishing Company. 130pp. Han pasado más […]

IMG_20180918_154825_MaasaiMagazine_ElTruco

El difícil arte de tomar decisiones

El difícil arte de tomar decisiones Víctor Barba. El truco. West Indies Publishing Company. 150pp. Todo el mundo ha pensado […]

LosNInosInvisibles_foto_MaasaiMagazine

El camino y las migas de pan

El camino y las migas de pan Bernardo Ortín. Los niños invisibles. Historias ilustradas. Jot Down Books. 147 pp. ¿Quiénes […]