Pablo Peña, “La esquizofrenia de los días”

Entrevista: Alfonso Barragán // Fotos: Miguel Jiménez

En “La espuma de los días” de Boris Vian, los protagonistas Colin y Chloe dan la espalda a la realidad, a la cruda realidad y sus sinsentidos, hasta que esta los atrapa de manera impasible. Pablo Peña, artista sevillano, conocido principalmente por su faceta como músico (Fiera, Música Prepost, Pony Bravo) en cambio, hace todo […]

Pablo Peña

En “La espuma de los días” de Boris Vian, los protagonistas Colin y Chloe dan la espalda a la realidad, a la cruda realidad y sus sinsentidos, hasta que esta los atrapa de manera impasible. Pablo Peña, artista sevillano, conocido principalmente por su faceta como músico (Fiera, Música Prepost, Pony Bravo) en cambio, hace todo lo contrario. Pablo nos muestra la realidad tal y como él la ve, de frente. Con un estilo cercano al punk, heredero del fanzine, nos enseña en sus dibujos la deshumanización que vivimos, los centros comerciales, el individualismo, los polígonos industriales, la ansiedad, la ultraviolencia, en definitiva, nos muestra la esquizofrenia de los días.

¿Cuál es tu primer recuerdo relacionado con el dibujo o la ilustración?

El primer recuerdo que me viene así, de un dibujo más o menos elaborado fue cuando ilustré un cuento que escribí. Tendría unos ocho años. Como todo niño había hecho más dibujos evidentemente, pero uno así que fuera más premeditado, fue ese. El cuento era de una página y trataba sobre un rotulador rojo que se acababa, sufría mucho porque tenía que colorear una manzana y se quedaba el pobre sin tinta. Fue el dibujo de ese rotulador rojo, con su carita, medio gastado y llorando, el primer recuerdo que tengo. Desde pequeño ya tenía ideas deprimentes (risas).

Todo el mundo dibuja de pequeño y la mayoría, de repente, deja de hacerlo a partir de cierta edad, ¿tuviste esa etapa en la que dejaste de dibujar o en cambio nunca has dejado de hacerlo?

La tengo constantemente de hecho, soy muy irregular con el dibujo, no soy un profesional de este oficio y, aunque estudié Bellas Artes y me gusta mucho dibujar, insisto: soy muy irregular. Pero a pesar de que sea vago para esto, me resulta muy terapéutico, todo lo que tenga que ver con el trabajo manual me ayuda a la concentración, a que se pase el tiempo, me relaja y al mismo tiempo es una forma de expresión, de un modo se conjuga todo. También tiene esa parte de reto, de borrar porque no te sale, etc. que a mi me parecen encantadora.

Además percibo ese vínculo con la infancia, ese momento en el que dibujas estás ahí concentrado en el papel, todo te importa un carajo, durante unas horas se reduce todo a ese trozo de papel y me parece muy sano. Mi problema es que soy un poco vago, como te decía antes, y me cuesta mucho generar ideas, el pánico a la hoja en blanco yo lo tengo y cuando no tengo una idea, me cuesta la misma vida hacer una línea.

Pablo Peña

Empiezas Bellas Artes pero no la acabas, ¿la música ganó la batalla?

La música me fue cogiendo más tiempo y energías. Por otro lado, la facultad de Sevilla es muy tradicional, aunque ahora con los años creo que la disfrutaría más, pero antes siendo más joven uno lo que quiere es ser más dinámico, más fresco y llega un momento en el que te aburres. Pero tampoco es todo culpa de la facultad porque tiene cosas muy buenas que valoro muchísimo. Cuando entré me gustaba la escultura, realmente a esa edad sabía que quería crear pero no tenía muy claro cómo. La experiencia fue muy interesante pero no terminó de llenarme nada, el último año estaba ya muy metido en la música y al final lo dejé por inapetencia, básicamente.

Eres bastante pudoroso en cuanto a la ilustración hasta el punto que tu pareja no descubrió que dibujabas hasta que no pasó un año de relación.

Es verdad, es un tema que vivo de manera muy personal, es algo para mi. Siempre se lo enseñas a los amigos pero en el momento, y si no estoy dibujando nada, no ando revisando lo que he hecho, ni mostrando lo que tengo. También me pasa por respeto a la gente que se dedica a esta profesión, lo mío es totalmente un hobby, no tengo ninguna intención de vivir de esto, ni de exponer. Es cierto que me acaba de salir esta exposición (Agorafobia) con Crótalo & Triángulo en LAB y otra que hice en Madrid hace poco en la Galería Javier López y tampoco voy a decir que no. Pero no me voy a poner a buscar galerías, ni representante, yo estoy aquí de invitado, eso sí, encantado de que me ofrezcan cosas así, pero ya te digo que sin pretensiones de ningún tipo. Disfruto y, sobre todo, respeto mucho esta profesión.

Pablo Peña

Tus ilustraciones se mueven entre la sordidez, el punk, el mundo del fanzine, la denuncia social.

Realmente las ilustraciones tienen mucho que ver con Fiera. Por eso en el disco la portada y las ilustraciones interiores llevan mis dibujos, no porque las haga yo sino por la temática, están bastante cercanas. Más que denuncia social está más cercano al humanismo, a la deshumanización de la sociedad, a cómo veo el mundo o la realidad, me resulta muy extraño, vivimos en un mundo bastante esquizofrénico, loco, con una agresividad bastante oculta, que está como latente. Y sobre todo me fijo en la gente, la vida en las grandes ciudades, los suburbios, los centros comerciales, polígonos industriales, urbanizaciones… Además parece que es el sueño del ser humano, vivir en tu chalet, comprar el pan en la gasolinera y tener tu Playstation con tu pantalla de TV enorme. A mi todo eso me preocupa mucho, me da miedo, soy una persona bastante asustadiza en ese sentido y el dibujo es una vía de escape de todo esto, plasmar esta visión y vomitarlo un poco ahí.

El estilo punk, lo sórdido, el uso del blanco y negro es porque intento reflejar esas vidas o esa mentalidad que para mi está totalmente perdida, vacía y que no va hacía ningún lado. Este sueño que nos han vendido de que la felicidad te la da una casa con piscina y, sobre todo, presumir de ello y que la gente te envidie, aunque luego te bañes una vez al año, lo que denota además unos complejos importantes, creados por este sistema en el que vivimos, una pescadilla que se muerde la cola que provoca un estado opresivo que parece que no existe pero que está ahí, eso es lo que intento mostrar con mis dibujos.

Háblanos un poco de Agorafobia, tu próxima exposición.

En la exposición no solo habrá dibujos, habrá algo de video, alguna instalación que tiene que ver con el tema. El título me sirve para resumir toda esa idea un poco que habla de mi y habla también de lo que veo. Una influencia muy grande que tengo es Youtube, de verdad que me parece una ventana al mundo espectacular donde hay de todo, desde asesinatos en vivo grabados con cámaras de seguridad que no están censurados, hasta gatitos haciendo el gilipollas. Pero ya no me parece alucinante el video de por sí, sino los comentarios. Lees los comentarios de un asesinato y da miedo, lo que la gente es capaz de decir desde el anonimato que te da estar en tu casa con el ordenador es alucinante, te pones a temblar, la cosa está muy jodida. Ya no hablamos de índices de pobreza, violencia y tal, sino las ideas que tiene en la cabeza ese que está en su casa que en teoría no hace nada, que no le pega a nadie, y que está con su coca-cola viendo el video de Youtube y te suelta una barbaridad machista, racista o ultraviolenta, eso lo que más me preocupa. Eso es como una especie de masa que está ahí latente a punto de estallar. Esto me lleva a pensar en ese personaje, que somos todos en realidad, metido en su guarida, asustado, conectado con todo el mundo pero al mismo tiempo aislado, una esquizofrenia que vivimos actualmente. De ahí el nombre de Agorafobia. Además cuando busqué la definición encontré definiciones que me sorprendieron bastante como “sentir miedo a perder el control en un lugar público” o “sensación de que el cuerpo es irreal”.

Pablo Peña

(Las dos siguientes preguntas están formuladas por Manuel León Moreno, artista e íntimo amigo de Pablo Peña).

Cuando te conocí eras un músico reconocido y tenías mucho flow dibujando, han pasado los años y además de ser un músico mediocre, has perdido punch con los lápices, ¿puedes explicar por qué dejaste las artes visuales?

Pues básicamente dejé de lado las artes visuales por una cuestión de tiempo. Ideas para hacer cosas tengo constantemente pero como el grupo (Pony Bravo) va bien y hay que dedicarle mucho tiempo, al final pasan los meses, los años y te vas centrando en un tipo de cosas. Sí que es verdad que también necesito el impulso, algo que me apremie, una fecha límite, si no tiendo siempre a replegarme y dedicarme a lo que tengo en ese momento. Además me meto en miles de proyectos pero casi nunca son personales, son más en grupo y claro, el dibujo es algo muy personal.

Pero no puedo evitar decir que no a los proyectos que me proponen, me encanta trabajar con otra gente, aprendo muchísimo, me aportan mogollón de cosas, cómo no voy a decir que no. El problema es que me embarco en demasiadas historias y no hay tanto tiempo.

Sé, porque nuestra afición es compartida, que admiras a Robert Crumb, ¿qué ha supuesto para ti exponer junto a él en Knock, Knock?

Robert Crumb me parece un superdotado, por la técnica, por la temática, por la libertad, me parece que tiene una hemorragia de ideas totalmente salvaje. Y no solo Robert Crumb, también estaban Daniel Clowes, Manuel León, Moebious y cuando me lo propusieron me quedé helado. Dio la casualidad que me pusieron además al lado de Robert Crumb. Flipé. Para mi fue casi irreal.

Pablo Peña

¿Cuándo estás en casa, relajado, dibujas temas más “amables”?

Digamos que para soltar la mano y tal sí. Lo que pasa es que dibujo poco, cuando se me ocurre algo lo dibujo, no soy el clásico dibujante que está con su libretita dibujando cosas para perfeccionar su técnica, que es lo que debería hacer, sino que soy mucho más de tener una idea y que se me apetezca, planificar un poco y hacerlo.

Hiciste la ilustración de la portada de la novela Canijo de Fernando Mansilla, has hecho la portada del disco de Fiera, pero cuéntanos aquella colaboración con los grandes artistas Nora, Berta, Lola y Darío para la portada del disco de los granadinos Trepàt?

Fue una colaboración fallida, yo esperaba que fuese genial pero como no tengo niños… Los niños son de mis colegas y no salió. La cosa fue que me pidieron una ilustración para la portada del disco de Trepàt, el disco se titula “La fiesta oscura”, la querían en color y a mi el color no se me da muy bien. La idea era mostrar unos niños en una fiesta un poco sórdida. Hice varias pruebas pero no me molaba, así que se me ocurrió hacer el dibujo en blanco y negro, como si fuese de esos de pinta y colorea, y dárselo a los niños para que lo coloreasen. El problema es que el dibujo era muy complejo, uno se cree que eso es darle un dibujo a los críos y que lo pinten, pero los niños necesitan unos elementos digamos que básicos y en esta ilustración no los había y ellos no lo entendían bien, con muchas partes por colorear, etc. así que se aburrieron, hicieron una parte pero nada, al final quedó en blanco y negro. Pero el problema no fue de ellos que conste, el problema fue mío (risas).

140922_DIP_PabloPeña_MaasaiMagazine-1

¿Cómo influye tu amplia cultura musical a la hora de ilustrar? ¿Dibujas con música, hay algo que nunca puede faltar cuando te metes en faena?

A veces sí y a veces no. De hecho alguna que otra vez me he puesto a dibujar, he preparado un disco y se me ha olvidado darle a play. Tampoco tengo un criterio, a veces me pongo la banda sonora de Blade Runner de Vangelis que me parece una obra maestra y otras veces me pongo The Fall o Tego Calderón. Quiero decir que musicalmente no me influye con los dibujos, no tengo una música fetiche para dibujar pero si hay grupos que en su temática, su arte, sus videos, sus portadas, me influyen, muchos grupos punks o post-punk por ejemplo.

Sabemos de tu admiración por Robert Crumb, ¿qué más referentes tienes a la hora de dibujar?

Antes que los grandes artistas, quiero decir que mis grandes referentes son los amigos, Daniel Alonso y todo Pony Bravo, Manuel León, Chiqui Carabante… Entre los colegas siempre hay gurús que te descubren ese grupo, ese director… Por ejemplo mi amigo Samuel Arquellada, que ahora está en Chile, me recomendó un director que me parece brutal, Ulrich Seidl, un tipo centroeuropeo que hace un cine que me gusta mucho, sórdido pero muy estético, con unos planos muy académicos, clásicos, una fotografía que a mi me gusta mucho. El trabajo del director Roy Anderson me entusiasma, John Waters muy sucio pero muy divertido. Claude Faraldo, sobre todo su primera película (solo tiene dos), llamada “El Troglodita Urbano”, un personaje de clase media, amargado por su trabajo de repente sufre una involución; todo grabado con cuatro duros, muy cercano al teatro, actores que repiten personajes, no hay diálogo, todo son sonidos guturales; una maravilla. Para que veas, esa película me genera el proyecto de Fiera. Alain Tanner también me flipa, hace cosas que son las que yo persigo cuando me meto en cualquier proyecto.

Documentales como “El siglo del individualismo” o “The Corporation” que son super-destructivos pero al mismo tiempo muy constructivos porque te ayudan a formar una mentalidad que te ayuda mantener a raya la esquizofrenia en la que vivimos, al menos lo que puedes porque estamos dentro del sistema y es casi imposible estar al margen, pero al menos tienes cierta conciencia de cosas, que no se si es bueno o malo porque se sufre mogollón, pero sirve para hacer dibujos (risas).

He dicho directores de cine que me influyen pero en el mundo de la ilustración o de la pintura están El Roto con su síntesis, la utilización del blanco y negro, una rotundidad en el dibujo brutal, un absoluto genio. Luego Moebious, Robert Crumb, Daniel Clowes, El Bosco, Manuel León, Miguel Brieva. Al final todo se trata de ideas, bebo de muchas fuentes a la hora de crear, busco ese enfoque humanista, ahondar en la persona, en el individuo, por qué se le manipula, por qué el que manipula lo hace, todo ese tipo de interrelaciones son las que me interesan.

Pablo Peña

Eres una persona muy polifacética, ¿qué proyectos tienes en mente? ¿Te apetece ahondar en el mundo de la ilustración?

Mi madre siempre me dice “quien mucho abarca poco aprieta”, y tiene razón, soy un amante de los refranes porque son verdad.Pero a mi me da igual, no pretendo ser excelso en nada. Unas veces hago cosas peores y otras mejores.

Ahora con Fiera estamos con nuevas cosas y en cuanto a ilustración esta exposición me ha picado en cuanto a hacer, porque soy un poco dejado pero no me ha picado en cuanto a mover mi trabajo. Siempre me ha apetecido hacer un cómic, no sé, pretendo disfrutar una vida llena de lo que me gusta que es la creación e intento aportar todo lo que puedo en todo lo que hago.

Podéis encontrar más sobre Pablo Peña en su web:

www.argamasijo.com

Por Alfonso Barragán // Fotos: Miguel Jiménez // Ilustraciones: Pablo Peña

  • Pablo Peña

Comentarios

comentarios

Tags: , , , , , , , , , , ,

No comments yet.

Leave a Reply

171030_200848_QuitinVargas_MaasaiMagazine_MiguelJimenez

El viaje de regreso de Quentin Gas y los Zíngaros

La palabra regresar significa volver al punto de partida, también significa restituir una cosa a su dueño. Hay quien afirma […]

170416_0762_AlejandroMasferrer_MaasaiMagazine_MiguelJimenez

Alejandro Masferrer, “Hace falta gente que entienda lo global”

Hombre orquesta, hombre del Renacimiento, culo inquieto, creativo, diseñador, fundador de la primera peña sevillista de Londres, organizador de fiestas […]

170403_8694_PabloMerchante_MaasaiMagazine_MiguelJimenez

Pablo Merchante, “Desprovisto de todo, empecé a pintar”

No fue la primera, pero sí pulsó mi alerta. Sé que no he vuelto a verla, y posiblemente la imagen […]

170213_4507_MariaPerezHeredia_MaasaiMagazine_MiguelJimenez

María Pérez Heredia: “Leer el Ulises y ver Las Kardashian no son excluyentes”

Tiene 22 años y dos novelas publicadas en las que, como ella misma advierte, no puede disimular su amor por […]

170331_8561_JoseOrtuno_bn_MaasaiMagazine

José Ortuño. Cineasta y polímata.

La polimatía (del griego πολυμαθία, el aprender mucho −de μανθάνω, aprender y πολύ mucho−) es la sabiduría que abarca conocimientos sobre campos diversos de la ciencia y/o las artes. José Ortuño en […]

170213_4613_FernandoAlda_MaasaiMagazine_MiguelJimenez

Fernando Alda. Diferente se nace

A una hora tan torera como las 5 de la tarde, llegamos al estudio de Fernando Alda, situado en una […]