I am Dive, «El folk es una cabaña»

//

I am Dive son José Pérez Piñas y Esteban Ruiz Sánchez. Acaban de editar su segundo disco, ‘Wolves’ con el sello independiente Foehn Records. Un álbum difícil de etiquetar con muchos ingredientes de dream pop, folk y electrónica ambiental y paisajística. Son de Sevilla, pero su curiosidad, su afán de trabajo y su opción decidida […]

I Am Dive

I am Dive son José Pérez Piñas y Esteban Ruiz Sánchez. Acaban de editar su segundo disco, ‘Wolves’ con el sello independiente Foehn Records. Un álbum difícil de etiquetar con muchos ingredientes de dream pop, folk y electrónica ambiental y paisajística. Son de Sevilla, pero su curiosidad, su afán de trabajo y su opción decidida por tomarse la música como una actividad profesional (y yo me atrevería a decir que incluso un camino vital) les ha llevado a girar por parte de Europa, EEUU y Japón.

La voz de Esteban, su personalísima forma de tocar la guitarra acústica y sus historias repletas de recuerdos; días nublados y ensoñaciones, se unen con la exquisita producción de José. Algunos críticos incluso ya han calificado su detallismo y sus arreglos como perepisms, realizando un juego con sus apellidos. Admiten su querencia por la vida en el campo y disfrutan de los placeres de la naturaleza. Tanto es así que una parte de la grabación de su último álbum se realizó en una casa apartada de todo, haciendo un poco más real, si cabe, el mito de la cabaña y la retirada a los bosques por la que tantos artistas han optado a lo largo de la historia.

Los entrevistamos con una estupenda cerveza artesana de Maquila, una cervecería cercana a La Alameda de Hércules de Sevilla. Allí pedimos una Grohl, una elección musical sin percatarnos. La obsesión por las cosas bien hechas, la pesca como metáfora de vida en la tierra, y las claves para escuchar música mientras dormimos son algunas de las cosas de las que hablamos.

¿Qué hay de cierto en la presión que supone hacer el segundo disco?

José: Creo que nuestro estado natural es hacer canciones siempre. No pensamos en si vamos a hacer un disco nuevo o no. El ciclo de ‘Ghostwoods’ (Foehn Records, 2012) se estaba acabando y teníamos algunas ideas nuevas e incluso algunas de las canciones que van en este disco fueron descartes del disco anterior. Nuestra plan es estar siempre escribiendo y, claro, llega un momento en el que tenía más sentido sacar otro LP más que otro single. De hecho, ahora mismo tenemos conciertos por delante, pero yo lo que echo de menos es empezar a escribir otra vez. Y seguramente ahora toque un EP, ¿por qué no vamos a sacar un EP seguido?

I Am Dive

Pero, ¿os ha resultado más difícil que el primero?

Esteban: Yo creo que un poco viene todo de que el proceso habitual es que los grupos están componiendo y grabando en su local de ensayo durante un tiempo indeterminado en el que no hay ninguna meta, no hay ninguna expectativa y de repente un día decides que quieres sacar un disco y, en ese momento, tiras de todo ese material. Nadie espera nada, nadie te conoce. En ese sentido, el primer disco es fácil. El segundo disco siempre es más complicado porque ya has establecido algo con lo que te comparan. Pero es que yo creo que en realidad nosotros nunca hemos escrito canciones para un disco, sino que editamos canciones a medida que las vamos haciendo. Por eso, igual tenemos tantas referencias.

José: Yo siempre los grupos que he escuchado y de los que soy muy fan han sacado muchos singles. Por ejemplo, New Order o Cocteau Twins son grupos en los que sus canciones más importantes curiosamente están en EPs. Es algo que parece muy romántico. Igual el modelo ese no es planteable ahora.

Esteban: Bueno, que el modelo no es planteable ahora es muy cuestionable. Nunca ha habido tantas facilidades para enseñar tu música como ahora. No es factible si quieres un vinilo de 7” y luego un CD y luego un vinilo de 12” y luego un vinilo de 10”. Si tú tienes material y quieres moverlo y que la gente lo escuche, es más fácil que nunca. Yo creo que lo que pasa es que la gente se plantea el tema al revés: quiero sacar un disco y voy a hacer canciones.

Entonces, ¿sois de los que pensáis que obtener buenos resultados se consigue trabajando sin descanso?

Esteban: Yo creo que es mucho mejor producir y producir. Hay una cosa que le escuchamos al productor Jordi Gil (Estudios Sputnik), que creo que tiene toda la razón y que yo nunca había sido capaz de verbalizarlo así. Un grupo, un músico o un artista no crece por tiempo. O sea, un grupo puede sacarte un disco en cinco años o sacarte cinco discos en cinco años y yo creo que este último sabe mejor lo que está haciendo porque ha aprendido más.

I Am Dive

¿Creéis que todo ese trabajo se refleja en el nuevo disco?

José: Por ejemplo, este disco para nosotros ha sido el momento en el que yo me he sentido con fuerzas para grabar un disco solos nosotros. Me refiero a nuestro estudio doméstico. Nos hemos sentido capacitados para hacerlo nosotros solos. Para mí ha supuesto un paso muy muy importante en este disco. En este trabajo sí hemos tenido nosotros la última palabra en cuanto al sonido. Eso requiere un nivel de confianza en ti mismo que es difícil. Ha sido también un aprendizaje muy grande.

Esteban: De hecho, es el disco en el que yo estoy plenamente contento con el sonido. Hasta ahora no me había pasado nunca, pero con ninguno.

José: Nos ha costado. Salvando las comparaciones, yo soy un poco Kevin Shields (My Bloody Valentine), pero me refiero a que ha habido canciones en las que hemos hecho posiblemente catorce versiones distintas de la mezcla. Un poco freak todo.

¿Pasáis más tiempo mezclando que componiendo un tema o al final es lo mismo para vosotros?

Esteban: En este disco ha sido todo un poco a la vez. Eso ha sido otro cambio. Antes, como íbamos a grabar con alguien un tiempo limitado en el estudio, pues llegábamos con las canciones muy cerradas en el sentido de decir “illo no podemos estar una semana decidiendo en esto o aquello” y eso te va limitando. Ahora, era un rollo de metemos esta caja, la escuchamos semana y media, no nos mola, y a lo mejor le dedicamos un día a probar sonidos de caja para una canción. De hecho, retrasamos la salida del disco en un momento dado. No tenemos colas de seguidores en El Corte Inglés esperando el disco.

Contadme cómo fue la experiencia de iros a grabar a una casa en medio del campo…Tiene un rollo muy ‘Walden’ de retirarse a los bosques, es un poco el mito de la cabaña de Thoreau.

José: Eso tiene que ver mucho con la concentración. Lo de tener el estudio en casa está muy bien, pero cuando lo estás compaginando con tu día a día, con hacer la compra, ir al médico….

Esteban: Merendar… [risas]

José: Sí, eso, al final mezclar todo eso, hace que te queden al día a lo mejor dos o tres horas para dedicarle a la música. Necesitábamos centrarnos en esto sin teléfono, sin distracciones, sin tareas que hacer. A mí esa semana se me hizo muy corta. Fue una experiencia que nos encantó porque a pesar de haber grabado en estudios y demás, esta también ha sido la primera vez en la que hemos estado tantos días seguidos cien por cien en un proceso de grabación. Por otro lado, yo creo que nuestras canciones cuando entramos en esa casa estaban empezadas, pero ahí sí que las acabamos. Me refiero a nivel de composición.

Esteban: Además, era una casa con un espacio ilimitado alrededor. Vamos que no era un chalet. La casa estaba dentro de una finca enorme y no había vallas. Empezabas a andar y llegabas a un río. Había día que a lo mejor estábamos rallados y decíamos “illo, vámonos” y estábamos andando hora y media o dos horas. Yo creo que va a ser un modelo de trabajo a repetir.

I Am Dive

¿Pensáis que estáis haciendo canciones más accesibles?, ¿es algo natural o buscado?

José: Yo creo que ha sido totalmente natural. Nosotros no hemos forzado que el disco sea más accesible, pero sí que no fuera repetitivo.

Esteban: Yo al principio pensaba que iba a ser más complicado que el primero. Viendo cómo crecía el disco, te dabas cuenta de que no. Y sobre todo, cuando tu madre te dice que por primera vez le gusta lo que haces, ya sabes que has hecho un disco que puede llegar a más gente, que tiene un carácter más universal.

José: Eso es, todo es para satisfacer a las madres del mundo [risas].

Yo siempre he pensado que hacéis unos discos muy narrativos. No sé si estaré en lo cierto.

Esteban: Hay siempre en el tema de las letras un hilo conductor claro, pero no lo veo como una cuestión narrativa encadenada, sino como una especie de impresionismo sentimental de una época determinada. Para mí soy poco influenciable por estímulos externos a la hora de escribir las letras. Soy bastante autobiográfico y creo que me paso a veces de críptico.

Acabáis de volver de tocar de Japón y ahora se plantea una nueva gira de conciertos por España. ¿Cómo estáis llevando las canciones al directo?, ¿introducís muchos cambios?

Esteban: En Japón sí que hemos tocado algunas de las canciones que no habíamos tocado hasta ahora. Llevar al directo las canciones es un paso complicado cuando has mimado tantísimo el sonido del disco. Luego los directos son entornos que no están controlados. Es difícil que suene como queremos, aunque sí es verdad que en directo creo que tiene un sonido más poderoso, mucho más grande y eso puede que disimule que no suene tan equilibrado como querríamos.

José: Ese tipo de decisiones, llevar el sonido tal cual esté en el disco al directo, puede ser hasta aburrido. Tienes que hacer que las cosas sean un poco más enérgicas, aunque muchas veces sólo sea una cuestión de volumen. Yo creo que la parte electrónica no cambia demasiado. La impresión que me da es que está mucho más alto.

Esteban: Claro, y hay desarrollo de canciones que no están en el disco. Es diferente y es interesante ese cambio. A lo mejor el que va al concierto luego le gusta menos, pero por lo menos vea que hay cambio. Ir a un concierto, no es ir a escuchar el disco en unos altavoces más potentes.

I Am Dive

 

¿Y Cómo ha sido la experiencia de girar por Japón?

José: Eso Esteban es el que es experto, que tiene un gran diario.

Esteban: Japón está muy lejos de casa en todos los sentidos. No es sólo la obviedad de que es el otro extremo del mundo, capital de otra civilización. No es sólo eso. También es la manera en la que allí abordan su afición a la música, y su afición a la música en directo. A nosotros nos ha parecido muy apasionada. Ellos no es que se abracen en el concierto y digan “illo, qué guapo”, sino que están ellos solos flipando.

José: Hay un par de detalles muy claros. Yo no soy muy de mirar al público tocando, pero hubo detalles que me llamaban la atención inevitablemente. No hablaba nadie, no se escucha ni una mosca. Gente hablando es que no están atentos al concierto. Gente hablando es que no conectas con el público. Luego no había ni uno mirando el móvil. Mucha gente con los ojos cerrados.

Esteban: Y eso que allí está la gente enganchaíta a la tecnología, eh. Lo de los ojos cerrados y todo, todo muy bestia. Muy significativamente diferente a lo que pasa por aquí o en EEUU, o en Francia o en Inglaterra.

Eso os quería preguntar, ya que os habéis movido por tantos países, ¿cuáles son las diferencias que habéis observado?

José: Hombre, nos movemos a cierto nivel pequeño. Comparando EEUU y Japón. A mí me da la impresión de que en EEUU los sitios, a nivel técnico en las salas, la gente era más pro que en España. La gente que curra en las salas, curra mejor, van por delante de ti. Pero en cuanto al público español y americano era más o menos igual.

Esteban: Es que es una cuestión casi sistémica. En EEUU, en Japón, en muchos países en donde la música en directo es otro rollo, el tema es que la gente mayoritariamente incluye los conciertos en sus planes de manera regular y los garitos consideran que su negocio es ese, no servir copas. Entonces, la manera de tratar el hecho de que haya un concierto es muy diferente a cómo es aquí.

José: En Japón era otro nivel directamente. Los técnicos de sonido se habían escuchado el disco y en la prueba de sonido te decían: “¿cómo en tal canción?”. Se estudiaban antes del concierto lo que tenían que sonorizar.

Esteban: En Kioto, la sala era muy pequeña y había técnico de monitores, de escenario, de sonido. No había escenario, por cierto, pero había un nota al lado tuya que era el técnico de escenario. Eran todos trabajadores de la sala, eran profesionales que comen de eso. Eran sus curros de vivir. Ojo, que aquí nosotros afortunadamente cada vez accedemos a escenarios más profesionales en España y las cosas empiezan a ser diferentes, pero a un nivel pequeño, España es desastre.

I Am Dive

Después de la buena acogida y la repercusión de ‘Wolves’ (Foehn Records, 2014), con tan buena crítica, posiciones buenísimas en las listas de lo mejor de 2014, etc ¿qué esperáis de esta gira?

José: Va a ir mejor porque estamos haciendo las cosas de otra forma.

Esteban: No es que vaya a ser mejor, es que tiene que serlo porque lo hemos enfocado para que así sea. Muchas veces parece que hablando en estos términos eres gilipollas y pedante y tal, pero es que a nosotros nos cuesta mucho trabajo, mucho esfuerzo y mucho dinero producir algo profesional. No sólo la música, sino la comunicación profesional, una imagen gráfica profesional, un directo profesional. A nosotros nos cuesta dinero, así que tenemos que ganarlo. Hemos fabricado una cosa a costa de nuestro esfuerzo y trabajo y es justo que ganemos dinero de ello. Eso no quita que haremos muchos conciertos a taquilla y perderemos dinero seguro, pero nuestra manera de enfocarlo es distinta. Hemos sido mucho más realistas. Nosotros ya hablamos y decimos: “oye, nosotros queremos esto por tocar”.

José: Es nuestra tercera gira larga en España y ya vamos aprendiendo de los errores. No queremos repetir situaciones. Nos hemos visto a veces tocando por el simple hecho de tocar y no es así. Lo que quiero es que el concierto que demos, en un pueblo de Gerona o en Zamora, se haya comunicado bien. Lo que no me vale es el rollo este de “sí, tú ven a mi sala” y luego llegas y hay cinco personas.

Todavía recuerdo esa publicación que al final fue super viral en vuestro Facebook en la que aparecía una foto del único que fue a un concierto en Murcia al que le agradecíais su asistencia. Al final, no sé si de forma intencionada, tuvo mucha repercusión en las redes y hasta se abrió debates en torno a la asistencia a los directos.

José: Menos mal que después la lectura fue positiva. Porque la realidad es que ese bolo nos costó el dinerito.

Esteban: Hay una cosa que nosotros intentamos llevar a cabo, no sólo en nuestro grupo, sino en la vida en general: intentamos ser honestos. A mí no me mola el rollo pirata, no quiero ser así, el rollo trápala. No soy así. Y por eso, yo creo que pensamos: “este chaval acaba de cumplir 18 años. Es su primer concierto al que puede entrar legalmente, se ha venido de su pueblo en autobús, ha pagado 10 pavos para vernos y es el único que ha venido”. Cómo coño no vamos a tocar y no vamos a darle las gracias y le vamos a regalar los discos. A mí me pareció de cajón.

José: En realidad esa foto escondía su crítica y un homenaje a este chico, claro.

Esteban: Aquel concierto fue una especie de decálogo de todo lo que no volveríamos a hacer en una gira: no se pilló bien la fecha, se promocionó mal, no se controló como iba la venta anticipada.

José: Aceptamos condiciones muy malas para nosotros.

I Am Dive

Pero para conseguir tocar en más sitios, ser más conocidos y llegar a un público amplio, hay que arriesgarse y salir.

Esteban: Nadie va a venir a tu casa a sacarte. Tú empiezas un proyecto con alguien y no creo que el promotor venga y te proponga bolos. Eso no pasa, no sucede. Hay que hacer las cosas con cabeza. Nosotros tenemos una circunstancia personal: ni somos unos jóvenes descabezados, ni era nuestro primer proyecto, pero para tocar siempre hemos intentado dar muchos motivos permanentemente para estar en prensa musical y hemos intentando hacer muchas cosas para que la gente tenga un motivo para conocernos. A veces es muy fácil ver el resultado sin mirar todo el proceso que hay detrás. Hay mucha gente que se cree que lo petamos así como así.

José: Una mierda lo estamos petando, es curro.

¿Vosotros controláis todo el proceso desde la composición a la promo y el booking?

Esteban: ¿Si no, qué haces? Empiezas a confiar en un montón de gente que puede estar implicada en el proyecto o no. Nadie estás más implicado que nosotros. Es imposible, ni podemos pedírselo. Hay gente que ha implicado, como Foehn Records. Tienes que ser tú el que hagas el curro. Hay que ser razonable con eso. Es una responsabilidad. Yo podría currar en otro sitio y dedicarme los fines de semana al grupo. Sin embargo, trabajo de lunes a domingo en I am Dive.

José: Nosotros hemos montado una empresa. Por eso y por temas legales, claro. Si quieres acceder a cierto tipo de oportunidades tienes que tener una cierta infraestructura, una entidad legal. Si quieres ir a ciclos de las administraciones públicas, por ejemplo. Nosotros hemos hecho el ciclo de Diputación, no puedes pedir favores. Nosotros nos profesionalizamos para no estar digamos en la clandestinidad.

Esteban: Respeto mucho a los que se dedican al grupo como yo me dedico a la pesca. Me encanta pescar, la pesca es un pilar de mi vida, pero no es mi trabajo. Yo voy cuando puedo, si tengo concierto no puedo. Hay muchos músicos que se toman sus proyectos así respecto a sus trabajos.

I Am Dive

Hablando de pesca, ¿Cuánto tiene que ver la pesca con I am Dive? Sé que sois muy aficionados.

José: Quizás la pesca ha tenido que ver en nuestra amistad.

Esteban: Me voy a poner metafísico. La pesca no es sólo pescar. La pesca no es decir voy al campo y cojo un pez. La pesca implica una filosofía mucho más amplia de dedicación y de detalle y de implicación en una serie de historias. Oye y nosotros los peces los soltamos todos al agua vivos y no usamos cebos vivos.

Veo que no queréis herir sensibilidades animalistas…

José: Hay algunos que te dicen que es peor no comértelo porque hieres a un ser vivo sin necesidad.

Esteban: Yo en ese momento les miro la ropa y como lleven algo de cuero me los cargo. A lo que vamos es que la bici, el monte, la pesca…Somos más de campo que de bar. Salimos poco, preferimos levantarnos temprano e ir en bici el día siguiente un montón de kilómetros.

La naturaleza es muy importante en vuestra imagen en general. ¿Está relacionado precisamente con vuestra forma de ser y vuestra querencia por el campo?

José: Los dos de distintas formas somos muy de campo. Yo creo que eso sí que se ve. Desde chico hemos ido mucho al campo. Valoramos más los días que las noches. Es curioso porque el tema gráfico del grupo lo hace él y nunca he tenido que decirle cambia tal diseño porque no me guste. Sí, esa estética coincide bastante conmigo. No participo en el tema gráfico y me siento plenamente identificado con él.

Esteban: Es una cuestión de honestidad, como hablábamos antes. No vamos a salir nunca en una foto de promo maqueados de modernísimos en un bar de Malasaña. No somos así. Somos de campo, del terreno, del terruño. Como los tomates de Los Palacios (risas).

¿Sois también del terreno escuchando música? Decidme tres discos cada uno que ahora mismo escuchéis bastante, ya que enero es el mes de las listas de discos.

Esteban: A mí me tiene absolutamente enganchado el nuevo de Dotore; ‘Variaciones’, ‘Benji’ de Sun Kill Moon y el de Kiasmos.

José: Ha dicho ahora Dotore porque en Radio3 le riñeron por no decir ningún disco español (risas).

Esteban: No, no, no. Es que he empezado a escucharlo en estas dos semanas.

José: Mi disco favorito es el de Kiasmos. Yo valoro mucho la música por como la escucho cuando estoy dormido, puede parecer ridículo pero escucho música durmiendo. Me encanta la sensación de despertarte y no saber qué estás escuchando, de no saber lo que es. Algo así como valorar la música desde un punto de vista más inconsciente. El disco de Kiasmos es perfecto para escucharlo desde un punto de vista de la inconsciencia. Me gusta el ‘Ruins’ de Grouper.

Esteban: Yo le dije a Ólafur Arnalds (Kiasmos) en Islandia que me gustaba mucho el disco.

José: Eh, que me queda mi tercer disco. No os paséis al cotilleo ya. The Twilight Sad , un grupo escocés. Yo los conocía porque eran teloneros de Mogwai, y los teloneros de Mogwai siempre hay que mirarlos. Es un poco más de la onda Joy Division y tal, pero tiene unos sonidos muy cuidados.

I Am Dive

Además de discos, ¿os influyen otras cosas a la hora de crear? Me refiero a sonidos, texturas, paisajes, literatura, fotografía, etc.

José: Yo la verdad es que siempre ando grabando sonidos con una grabadora o con el propio teléfono. Muchos de esos sonidos acaban en el disco. Hay canciones que han surgido de algunos de esos ruidos locos. Hay canciones por ejemplo en donde se escuchan mis pisadas en la tierra. Y en Japón me he hartado de grabar sonidos.

Esteban: Al final hay situaciones que te inspiran. De repente estás escuchando una cosa en la calle y ya estás pensando en meterlo en una canción que no has hecho.

Por Ana Carretero // Fotos: Miguel Jiménez

Tags: ,

Comments are closed.

2016_MonkeyWeek_FP100c_7_ig

Monkey Week en fotos

Este año se celebra la décima edición del Monkey Week, un festival de música que los maasais hemos tenido la […]

ellinchamientodigital

Usar las redes, caer en las redes

  Basilio Baltasar (Ed.). El linchamiento digital. Acoso, difamación y censura en las redes sociales. JotDown Books. 181 pp. «En […]

181010_181024_MaasaiMagazine_MiguelJimenez_PedroAlvarez

Pedro Álvarez Molina, documentalista de “La Peste”: Sevilla era Nueva York.

El año pasado, una serie ambientada en Sevilla sacudió nuestras pantallas. Más allá de un guión hipnótico y excelentes actuaciones, […]

Cartas renovadas_maasaimagazine

Colón: el fin como comienzo.

Cristóbal Colón. Cartas renovadas. Edición a cargo del colectivo Fut i Makak. West Indies Publishing Company. 130pp. Han pasado más […]

IMG_20180918_154825_MaasaiMagazine_ElTruco

El difícil arte de tomar decisiones

El difícil arte de tomar decisiones Víctor Barba. El truco. West Indies Publishing Company. 150pp. Todo el mundo ha pensado […]

LosNInosInvisibles_foto_MaasaiMagazine

El camino y las migas de pan

El camino y las migas de pan Bernardo Ortín. Los niños invisibles. Historias ilustradas. Jot Down Books. 147 pp. ¿Quiénes […]